Entidades

Se publicó la primera Guía de Práctica Clínica Nacional sobre Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Hipertensión Arterial

/Difusión Confederación Farmacéutica Argentina/


La Secretaría de Gobierno de Salud lanzó la primera Guía de Práctica Clínica Nacional sobre Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Hipertensión Arterial.

GUIA-PRACTICA-HTA-229x300.png

La Guía fue realizada con el consenso de representantes de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA), Sociedad Neurológica Argentina (SNA), Federación Argentina de Cardiología (FAC), Federación Argentina de Medicina Familiar y General (FAMFyG), Federación Argentina de Medicina General (FAMG), Sociedad Argentina de Medicina (SAM), Sociedad Argentina de Medicina Familiar y Rural (SAMFUR), Sociedad Argentina de Medicina Interna General (SAMIG), Hospital de Alta Complejidad “El Cruce” y otros líderes de opinión.

“Existe amplia evidencia científica para considerar a la HTA como el factor de mayor peso para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que está fuertemente asociada a la ocurrencia de diversas patologías como: enfermedad cerebrovascular, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca , fibrilación auricular, aneurisma de aorta, disección de aorta, enfermedad vascular periférica , demencia y enfermedad renal crónica, impactando negativamente en la mortalidad total, en la discapacidad y en los costos sociosanitarios. La 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) desarrollada en 2018 muestra que la prevalencia de HTA por autorreporte se mantuvo sin cambios respecto a ediciones previas en torno al 35%. Sin embargo, esta edición de la encuesta incluyó por primera vez mediciones objetivas de PA con tensiómetros automáticos validados y técnica estandarizada en una muestra probabilística con representatividad nacional, lo que permitió construir un nuevo indicador combinando el autorreporte, la toma de medicación y el registro elevado de la presión arterial en el domicilio. Los resultados mostraron una prevalencia de “HTA combinada” (se reconocen hipertensos y toman antihipertensivos o presentan valores elevados de presión arterial) del 46,6%, lo cual pone de manifiesto el frecuente subdiagnóstico. A su vez, la encuesta muestra que este subdiagnóstico es desigual en diferentes grupos sociales según el nivel de ingresos del hogar. Aunque la valoración comparativa de las cuatro ediciones de la ENFR muestra un aumento significativo en la proporción de personas que midieron su presión arterial al menos una vez en los últimos dos años (78,7%; 81,4%; 82,4%, 84,3% en las cuatro ediciones respectivamente) las personas del quinto quintil (ingresos más altos) se la habían medido en un 91,9% mientras que las personas del primer quintil sólo en un 75,0%. En términos absolutos, tomando en cuenta la población de nuestro país según las proyecciones al año 2020 del último censo y los resultados de la 4° ENFR, existen aproximadamente 16 millones de personas con HTA, de los cuales el 80% son menores de 65 años, lo que constituye un número importante de personas en edad activa. En términos de muertes atribuibles, la HTA constituye el principal factor de riesgo siendo responsable del 19% de todas las defunciones a nivel mundial.

Una investigación llevada a cabo en nuestro país relacionó los datos de mortalidad en Argentina con la prevalencia de los principales factores de riesgo cardiovascular . Se estimaron la carga de años potenciales de vida perdidos (APVP) y años de vida saludable (AVISA) perdidos, así como también los costos de hospitalización por ECV. Más de 600.000 AVISA y casi 400.000 APVP se perdieron por enfermedad coronaria y accidentes cerebrovasculares. EL 71,1% de los AVISA perdidos, 73,9% de APVP y 76,0% de los costos asociados son atribuibles a factores de riesgo modificables y por lo tanto evitables. La HTA fue el factor de riesgo de mayor impacto, tanto en hombres como en mujeres, constituyendo casi un 40% del costo total de los APVP y de los AVISA perdidos. Como se expone en la presente guía, el diagnóstico de la HTA puede hacerse de manera sencilla y la evidencia es contundente en cuanto a los beneficios del tratamiento farmacológico: globalmente reduce el riesgo de enfermedad coronaria un 21%, de insuficiencia cardíaca un 49%, de accidente cerebro vascular un 29%, de mortalidad de causa cardiovascular un 19% y de mortalidad total un 10%. Además, con el arsenal terapéutico disponible en la actualidad más del 90% de los hipertensos puede lograr el control de su presión arterial, tal como lo demuestran experiencias a gran escala. Sin embargo, los diferentes estudios realizados en Argentina por investigadores independientes, sociedades científicas y el propio Estado dan cuenta de una realidad alarmante: del total de personas con HTA, un tercio desconoce su condición; de los que sí están diagnosticados un tercio no recibe tratamiento farmacológico; y de los que se encuentran bajo tratamiento farmacológico solo la mitad logra controlar sus cifras de presión arterial. Además, se estima que la mayoría de las personas con HTA necesitarán terapia combinada con 2 o más fármacos para controlar sus cifras de presión arterial. Sin embargo, la información obtenida en nuestro país señala que más de dos tercios de las personas con HTA se encuentran tratados con monoterapia. Datos de la 4° ENFR confirman estos hallazgos. Según esta encuesta solo el 53,4% de los hipertensos conocidos se encontraba realizando algún tratamiento en las últimas dos semanas y nuevamente hubo importantes diferencias según nivel de ingreso en este indicador, donde las personas de mayores ingresos (quinto quintil) recibían tratamiento en un 61,6% mientras que las de menores ingresos (primer quintil) sólo en un 41,5% quintil. En las mediciones objetivas en domicilio de la 4ta ENFR se observó presión arterial elevada en el 32% de aquellos que se desconocían hipertensos (subdiagnóstico) y en el 59,1% de los que reportaban la condición, manifestando su mal control. A fin de cuentas, en Argentina sólo 1 de cada 5 hipertensos tiene sus valores de presión arterial controlados”.

Los principales temas abordados en la Guía son:

1. Prevención: ingesta de sodio, consumo de alcohol, actividad física (AF), factores psicosociales (depresión, ansiedad y estrés).

2. Diagnóstico, tratamiento y metas de control de la HTA para reducción de eventos cardiovasculares.

3. Estudios de seguimiento para la detección de daño de órgano blanco.

4. Intervenciones efectivas para mejorar la adherencia al tratamiento y el control de la HTA. 5. Manejo de la urgencia hipertensiva en el PNA.

Para acceder al texto completo: GUIA DE PRACTICA CLINICA NACIONAL HTA

 

Categorías:Entidades

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s