Universidad

Autoridades científicas de la región reflexionaron sobre el papel de las instituciones durante la pandemia

/Prensa CONICET La Plata/


Imagen.jpg

Convocados por el CONICET La Plata, representantes de ese organismo, la UNLP, la CICPBA y la subsecretaría de Ciencia provincial cuentan los aportes ante la crisis sanitaria

La situación desatada en el mundo y, en particular, en nuestro país por la pandemia por el COVID-19 tuvo en la ciencia y la tecnología un espacio de respuesta inmediata que se puso de manifiesto en centenares de proyectos de investigación básica y aplicada impulsados por expertos del CONICET, universidades nacionales y organismos de gestión científica con el objetivo de aportar en la lucha contra esta problemática de salud pública.

Convocados por el CONICET La Plata, representantes de ese organismo, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires (CICPBA) y la Subsecretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, reflexionaron sobre el rol y el posicionamiento asumido por cada organismo tanto en forma particular como también en el camino por aunar esfuerzos ante la crisis sanitaria.

La amalgama de un potencial con anclaje en lo público

“Al comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio, desde el organismo se difundió un conjunto de videos destinados a comunicar a la comunidad científica y a la sociedad en general las iniciativas llevadas a cabo por nuestros equipos de investigación con relación a la emergencia sanitaria. En esta oportunidad, brindamos un nuevo bloque audiovisual en el que referentes muy importantes de instituciones provinciales cuentan las acciones concretas que cada una de ellas viene realizando al respecto”, contextualizó la directora del CONICET La Plata Gloria Chicote.

Por su parte, el vicedirector del organismo Carlos Della Védova destacó que “en este momento un número considerable de centros, institutos y laboratorios que dependen de nuestras instituciones está abocado a las tareas relacionadas con el COVID-19. Esto amalgama todo un potencial que tiene su anclaje en la tarea, en la idea y en la filosofía de lo público. Todos sus dirigentes están dedicados a este trabajo, y la columna vertebral de las instituciones, aquellas personas que se desempeñan y se han desempeñado durante tantos años edificando este momento de reacción”.

En ese sentido, Della Védova reflexionó: “Una pregunta recurrente en nuestro medio es quién demanda nuestros trabajos, cómo surgen los temas de investigación. La respuesta a esa pregunta sobre quién interpela a estas instituciones es ‘el pueblo argentino’, que confía en que podemos dar soluciones y aportar ayuda a esta cuestión tan compleja que estamos viviendo”.

Una provincia con necesidades, pero con capacidad para resolverlas

“La provincia de Buenos Aires concentra la mayor parte de los recursos científicos y capacidades productivas a nivel nacional, pero también es un territorio con desigualdades y necesidades. Nuestro objetivo principal es vincular al sector científico y tecnológico con el productivo para resolver esas demandas sociales, sanitarias y productivas”, afirmó el subsecretario de Ciencia, Tecnología e Innovación bonaerense Federico Agüero.

El funcionario provincial remarcó que esos objetivos se materializaron a través de diferentes acciones, como el “relevamiento de las capacidades existentes en materia de diagnóstico y tratamiento cuando la pandemia era aún incipiente, lo que sirvió para descentralizar los centros de diagnóstico de COVID-19; el desarrollo y la provisión de insumos sanitarios críticos conjuntamente con los ministerios de Producción y Salud bonaerenses; y la asistencia para la reconversión productiva y el escalado de la producción de las PyMEs”, entre otras cuestiones.

Luego de subrayar la fuerte articulación con los actores del sistema científico, tecnológico y de innovación locales, como la CICPBA, los Centros Científicos Tecnológicos (CCT) que el CONICET tiene en la provincia, las universidades nacionales instaladas en el territorio, las PyMEs y cooperativas, Agüero hizo hincapié en el rol que cumplió su cartera para el análisis y aval de las propuestas regionales presentadas a las convocatorias impulsadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación (MINCyT) para fortalecer la estructura institucional frente a la pandemia.

Precisamente en ese punto, el presidente de la CICPBA e investigador del CONICET Carlos Naón remarcó que “desde el comienzo de la pandemia fueron numerosos los grupos de investigación que orientaron sus esfuerzos hacia problemáticas asociadas a la emergencia sanitaria y actualmente son más de 30 las líneas de trabajo en curso, que van desde estudios de las condiciones de vida de la población en situación de aislamiento social y el desarrollo de métodos cuantitativos para la determinación de las cargas virales, hasta diversos mecanismos para la desinfección de espacios públicos y el desarrollo de sistemas de telemedicina para diagnósticos remotos”. Asimismo, destacó que el hecho de que 10 de las propuestas hayan sido seleccionadas por el MINCyT para su financiamiento “es motivo de gran orgullo” y presenta “una ocasión ideal para reflexionar sobre la gran importancia que tiene sostener un sistema de ciencia y tecnología robusto, en permanente desarrollo y con la mirada puesta en las demandas sociales”.

Una universidad al servicio del pueblo

Desde el Consejo Social de la UNLP, un órgano integrado por representantes científicos, académicos, gubernamentales, sindicales y sociales de la región, la directora general Inés Iglesias contó las distintas iniciativas en las que vienen trabajando a partir del inicio de la pandemia: “Se apuntó a una serie de aspectos surgidos de la demanda de las organizaciones sociales, equipos de extensión y centros comunitarios que nuestra casa de estudios tiene en los distintos barrios. Por un lado, el acompañamiento al reclamo de la asistencia alimentaria en las zonas vulnerables, el acceso al agua potable, a las garrafas con tarifa social, a elementos de higiene, todas cuestiones que son centrales al momento de cuidar la salud de esta población”.

En ese sentido, Iglesias enumeró acciones como la donación de máscaras de protección para comedores comunitarios que realizó la Asociación de Trabajadores de la Universidad Nacional de La Plata (ATULP); los barbijos caseros fabricados en la Facultad de Odontología y distribuidos mediante la Secretaría de Salud; y la entrega de lavandina y jabón líquido que se hizo en distintas localidades por iniciativa de la Secretaría de Extensión Universitaria.

“La UNLP se ha integrado a los comités municipales platenses que ya fueron aprobados por ordenanza y funcionan en las 23 delegaciones. Allí aportamos información, campañas sanitarias y la difusión de cómo organizar mejor esos territorios frente al avance de esta pandemia. En ese marco, venimos trabajando con tutores y tutoras del voluntariado en el seguimiento de la continuidad pedagógica de las familias que quizás no tienen la posibilidad de acompañar a sus niñas y niños”, cerró.

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s