Universidad

Facultad de Ciencias Exactas: “Exploraciones numéricas ayudan a entender la pandemia”

/Difusión Facultad de Ciencias Exactas UNLP/


Los estudios de la Red de Modelización de Enfermedades Infecciosas sugiere mantener las medidas de cuidado a pesar del descenso de casos

La Red de Modelización de Enfermedades Infecciosas está integrada por investigadores de Bariloche, Buenos Aires, Córdoba, La Plata, Salta y Tandil, que desde el comienzo de la pandemia analizan diferentes variables relacionadas con el desarrollo de COVID-19 para ayudar  a su comprensión y  contención.

El Dr. en Física Gabriel Fabricius del INIFTA, integrante de esta Red de modelización, viene desarrollando diversos modelos junto a Tomás Grigera y Rodolfo Borzi del IFLYSIB y en colaboración con José Caminos, con el fin de explorar distintos aspectos del proceso de transmisión de la enfermedad. Parte de ese trabajo  integra un informe técnico dado a conocer hace unos días por la Red de Investigación Traslacional en salud (RITS-CONICET). Dicho informe refuerza el concepto de mantener las medidas de cuidado, a pesar de cierto optimismo en la población frente a la disminución de casos de manera sostenida; por otra parte, teniendo en cuenta un análisis de la sintomatología observada, se enfatiza la importancia de continuar tomando medidas preventivas del contagio ante el menor malestar. También se resalta la importancia de profundizar el rastreo de casos y se alerta respecto al peligro de medidas que se han propuesto como cuarentenas intermitentes sobre cuyo efecto no existe garantía alguna. Finalmente se destaca la necesidad de una campaña de concientización y educación sanitaria de la población que se focalice en el  desarrollo de nuevos hábitos de salud compatibles con la delicada situación por la que todos atravesamos. (ver apéndice GBA y sus 24 distritos)

¿Por qué bajaron los casos de COVID-19?

Los noticieros y las portadas de los diarios insisten en mostrar todo el tiempo la evolución del número de casos y decesos producidos por esta enfermedad. Desde fines de agosto, se observa una baja sostenida en la curva de casos confirmados de COVID-19 en función de la fecha de inicio de los síntomas que ha sido uno de los objetos de las exploraciones con los modelos. El Dr. Fabricius explica que “el proceso de transmisión de esta enfermedad es un fenómeno muy complejo donde participan una diversidad de factores que pueden estar interviniendo en la evolución de casos. Además, uno sabe que los casos confirmados son solo una fracción de los casos reales de la enfermedad. Una fracción que, probablemente, también cambie en el tiempo. Sin embargo la caída de casos es un fenómeno que se dio en los 24 distritos del GBA de una manera muy similar y también en CABA. Entonces uno sospecha que allí hay algo bastante grueso que tal vez se pueda explicar y entender aún sin conocer los detalles del proceso de transmisión, ni tener certeza de cuantos casos se están escapando a la detección”

“La hipótesis más plausible es que los casos comenzaron a bajar porque hay una parte de la población que adquirió inmunidad. Pero de la exploración realizada con los modelos y el análisis de los datos surge que para poder explicar que la caída observada de los casos confirmados se haya dado en los tiempos que se dio hay que asumir que solo una pequeña parte de la población (entre el 20 y el 30%) es la que viene participando activamente del proceso de contagio. Es decir, hay una gran parte de la población que nos cuidamos mucho o realizamos trabajo virtual con muy pocas chances de contactar con otros individuos. Y hay una parte minoritaria, más descuidada o muy activa, que es la que ha estado participando mayoritariamente de los contagios y ha ido adquiriendo inmunidad. Los casos bajaron porque una buena parte de esa fracción activa de la población se ha ido inmunizando”, sostiene el investigador del Inifta

“De todas formas, afirma Fabricius, esta explicación encierra un peligro, porque si pensamos que la epidemia ya pasó y los que estábamos en casa y nos cuidábamos mucho en las salidas, empezamos a salir más y aflojamos con los cuidados, la  cosa se puede poner muy fea. Por eso hay que ser muy cuidadosos con las aperturas; y por otra parte es el momento ideal para profundizar el rastreo de casos y disminuir lo más posible el número de infectados”.

Mientras llega la vacuna.

Quizá, en la historia de la humanidad, no existió tanta expectativa por el descubrimiento de una vacuna efectiva que pueda cortar la pandemia y se retome a nuestro ritmo habitual de vida. De todas maneras la proximidad de la llegada de la vacuna puede acarrear otros problemas; “Lo que me preocupa de poner todas las expectativas en la vacuna es que después del esfuerzo que hemos hecho y con las ganas que tenemos de volver a la vida de antes, en cuanto se empiece a aplicar la vacuna nos relajemos y eso es peligroso, porque aunque se vacune al grupo de riesgo, si el resto salimos descontroladamente, y sin tomar las prevenciones del caso, puede aumentar mucho la transmisión y siempre hay personas a las que no se puede llegar con la vacuna o que no les hace efecto y  están en riesgo” menciona el físico Gabriel Fabricius.

Categorías:Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s