Entidades

El Colegio de Odontólogos platense busca impedir el ejercicio ilegal de la profesión y hacer que los consultorios se ajusten al reglamento

/Difusión Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires distrito I/


La Comisión de Habilitaciones, Rehabilitaciones y Verificaciones (CH) se encarga de verificar y habilitar consultorios, fiscalizando que cumplan con la normativa vigente. Lo hace con ocho inspectores que recorren el Distrito I. Al respecto Cristian Lombardo, a cargo de la Comisión, destaca que la tarea del equipo es fundamental para el ejercicio de la profesión y el cumplimiento de las normas dispuestas por el Colegio y realiza un recuento de lo hecho este año. También presenta los objetivos para 2021.

Comisión de Habilitaciones: 'Nuestro objetivo es impedir el ejercicio ilegal de la profesión y hacer que los consultorios se ajusten al reglamento'

El Reglamento de Unidades Asistenciales Odontológicas regula ‘la habilitación, funcionamiento y fiscalización de las unidades asistenciales odontológicas que funcionen en todo el ámbito de la provincia de Buenos Aires’, excepto aquellas que pertenecen al Estado Nacional, Provincial o a los municipios. Para asegurar la efectiva aplicación del Reglamento, Cristian Lombardo, a cargo de la CH, cuenta que ‘tenemos un staff de ocho inspectores, aunque siempre termina siendo escaso porque el trabajo es mucho. Una tarea que no siempre se ve, pero que es absolutamente necesaria. Si no se hiciera, nadie tendría el consultorio habilitado’. Además, indica que velar por el cumplimiento de las normas y directivas fijadas por el Colegio es resguardar la salud pública.

La Comisión trabaja en conjunto con su par de Aranceles y de Publicidad e Intrusismo. ‘Con Aranceles, por ejemplo, este año hicimos una clausura porque había un consultorio que tenía los valores por debajo de los establecidos y había precarización laboral de los odontólogos. Estamos hablando de una consulta que hoy ronda los 800 pesos y ellos la pagaban 76 pesos. Es irrisorio ya que ese dinero no alcanza ni para comprar los materiales’, remarca Lombardo. 

De acuerdo con lo establecido por el Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires, los objetivos de la Comisión apuntan a perseguir el ejercicio ilegal de la profesión y a poner en regla a aquellos consultorios que no se ajusten a la reglamentación vigente. ‘Se instaló una falsa sensación de que el Colegio sale a clausurar. La realidad es que durante 2020 se hicieron solo dos clausuras. Una fue por el pago ínfimo de aranceles que mencioné antes y la segunda porque, entre otras irregularidades, tiraban residuos patogénicos a la calle’, informa Lombardo. Es decir que, de todas las inspecciones, nada más que en dos casos se debió aplicar una clausura ya que las irregularidades detectadas ponían en riesgo la salud pública.      

Si bien la pandemia alteró notablemente las actividades de inspección y fiscalización, las mismas no se discontinuaron, aunque se redujeron notablemente durante algunos meses. Para graficar la incidencia pandémica agrega que ‘pasamos de un promedio de 50 inspecciones por mes, a tres en los primeros tiempos del Aislamiento. De a poco vamos recuperando el ritmo y en los últimos dos meses se hicieron cerca de 62’.    

EXIGENCIAS QUE SE DEBEN CONOCER ANTES DE ABRIR EL CONSULTORIO

El Reglamento establece requisitos obligatorios a la hora de abrir un consultorio odontológico. Por ejemplo, indica que las unidades de atención deben contar con un área de recepción, sala de espera, área de atención y baño. 

En ese marco, dentro de las atribuciones y obligaciones establecidas por el Reglamento, la CH es quien da el visto bueno para empezar a atender en el consultorio: una vez que la inspección constata que se cumplen con los requerimientos legales, el Colegio otorga la habilitación. Sin embargo, antes de la ansiada habilitación, muchos odontólogos -quizás por desconocimiento- incurren en errores que demoran el proceso. Uno de ellos es dejar el baño dentro del consultorio, ignorando que la norma indica que debe tener libre acceso desde la sala de espera. Otro, es dejar aberturas que comunican el consultorio con la sala de espera: cuando se generan aerosoles, van a la sala de espera, entonces no se puede habilitar en esas condiciones.

Por eso, desde la Comisión de Habilitaciones insisten con que los colegiados se asesoren antes de hacer su consultorio y revisen el reglamento que está disponible en la página institucional. ‘También es muy importante que sepan que puede pedir asesoramiento al Colegio y acercarnos los planos para verificar que se adecuen a la norma’, subraya Cristian. 

Otra de las tareas de la Comisión consiste en, cuando se cierra un consultorio, enviar una verificación para constatar que haya cerrado realmente.

¿CÓMO SE REALIZA EL TRÁMITE?

El trámite comienza cuando se saca el turno y se pide la inspección en el COPBA. Para cuando esta acuda, el consultorio ya debe estar listo y con todo funcionando. 

Al momento de la inspección se debe contar con un servicio que retire los residuos patogénicos. Desde la Comisión advierten como un error frecuente, que a la hora de la inspección el odontólogo aun no haya contratado este servicio. Si bien se trata de falencias fáciles de resolver, son graves ya que imposibilitan la habilitación. 

‘Muchas veces sucede que, en un gesto de buena voluntad para facilitar la tarea del odontólogo y asegurar el cumplimiento de las normas, desde la CH dejamos el trámite en suspenso hasta que contraten el servicio’, dice Lombardo. Caso contrario debería rechazarse la habilitación por no contar con todos los requerimientos y volver a realizar el pago para una nueva inspección.  
Errores de antaño

La experiencia en materia de inspecciones indica que existen consultorios que fueron habilitados hace tiempo, pese a no adecuarse al reglamento. Hoy, cuando ‘vamos a rehabilitar y marcamos esas falencias, el colega nos mira como si fuéramos los malos de la película.
En realidad, estaba mal habilitado desde antes’, recalca Cristian Lombardo. ‘No es un tema de opiniones, interpretación o buena o mala voluntad, sino de cumplimiento del reglamento’, agrega.

OBJETIVOS 2021

Para este año, desde la CH están analizando un proyecto de digitalización del sistema de inspecciones. Además, la planificación para 2021 incluye profundizar las tareas realizadas y asegurarse de que todos los consultorios estén adecuados a la normativa. A esta labor cotidiana también se pueden sumar hechos fortuitos como consecuencia de, por ejemplo, denuncias. 
Para tener en cuenta
Antes de proyectar y armar un consultorio, consultar el Reglamento 
Al momento de la habilitación el titular debe contar con certificado de cobertura o contrato de residuos patogénicos del consultorio donde conste el domicilio.
De no contar con lo solicitado o de encontrarse faltas al reglamento, la habilitación o rehabilitación será desaprobada, debiendo adecuar el profesional las observaciones y abonar nuevamente el arancel estipulado para la solicitud de una nueva inspección.

Categorías:Entidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s