Entidades

La Federación Bioquímica bonaerense lanzó una serie de publicaciones referidas al sistema de salud argentino

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires/ FABA Informa


Las voces y la transición

Dr. Claudio Cova, Presidente de FABA. Director de FABAInforma

Con gran orgullo el FABAInforma empieza una serie de publicaciones referidas al Sistema de Salud Argentino. En primer lugar queremos agradecer la desinteresada colaboración de referentes del Sistema de Salud, de la Gestión en Salud, de instituciones intermedias, de funcionarios públicos, de directores médicos de agrupaciones gremiales, de instituciones académicas, de todos aquellos que dieron su palabra mostrando los diferentes matices y posturas de cara al futuro.

La consigna era expresar su posición frente a un posible cambio en el Sistema de Salud Argentino, y como corresponde al FABAInforma, queremos ser el vehículo de la pluralidad, concentrar las diferentes voces, para luego con ellas poder interpretar la realidad del sistema, y empezar a debatir el sistema futuro.

Mi entrañable amigo el Profesor Dr. Wilfredo Torres Iribar (Ex Director del CENIC, Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Cuba, uno de los pilares del Sistema de Salud Cubano), ante mi pregunta de cómo Cuba llegó a desarrollar su Sistema de Salud (no haremos acá juicio de valor sobre sus indicadores y resultados), me contestó que ellos desarrollaron el mejor sistema posible con los recursos disponibles. Pero recalcó de manera enfática que hubiera sido imposible de aplicar bajo un gobierno que no fuera totalitario como el cubano.

Dejo estas dos definiciones para aquellos que miran algunos Sistemas como ejemplos, que son inaplicables en nuestro país, por el solo y no menor hecho, que somos una República democrática y federal, en donde todo debe ser resuelto con acuerdos y por decisiones mayoritarias y no dictatoriales.

Seguramente hacer lo posible con los recursos disponibles es una definicíon u objetivo sencillo, pero sería así siempre y cuando los recursos fueran utilizados de manera eficiente y efectiva, y con el compromiso, la gestión y el acuerdo de todos los actores.

A medida que vayamos pubicando artículos iremos tratando de desentrañar esta madeja, compleja, inexpugnable, llena de variantes y posibilidades, pero tomando de a poco los conceptos básicos que van a ir formando, como si fueran ladrillos recién horneados, las bases de esta nueva construcción.

El Profesor Dr. Rubén Torres plantea la necesidad de un acuerdo programático entre todos los subsectores, la disminución del número de Obras Sociales, la desaparición de la Medicina Prepaga, matrícula profesional única, etc. Pero hace hincapié en un componente: voluntad y audacia política, “¿será posible en un gobierno que en sus doce años anteriores nunca colocó a la salud en un lugar prioritario?”, pregunta el Profesor Torres, quizás el candidato ideal para capitanear el barco del cambio, por su prestigio y trayectoria.

Jorge Colina, de IDESA, y referente en Economía de la Salud, es taxativo: “Un sistema nacional único de salud no es la solución”. Se basa en que las competencias en las decisiones en salud son provinciales, esto está constitucionalmente definido, y plantea la descentralización bajo reglas de eficiencia y transparencia. Un primer paso de la propuesta sería el traspaso de los fondos del PAMI a cada provincia de acuerdo a sus cápitas, lo cual interpreta daría mayor legitimidad a la gestión de los recursos del instituto.

El Profesor Carlos Vasallo es el coordinador del Grupo País (Pacto Argentino por la Inclusión en Salud), quizás el grupo de mayor peso en Gestión en Salud, ya que en él encontramos a representantes de todos las áreas, prestigiosos gestores, dirigentes de instituciones intermedias, prestadores, etc. Remarca que el Sistema Sanitario carece de una mirada sistémica, que estuvo ausente del debate político, bajo la débil gobenanza de un Ministerio de Salud de la Nación con poco manejo económico y sin poder de decisión sobre los subsectores que integran al Sistema de Salud. Y deja en claro que de llevarse adelante un cambio debe ser por acuerdo y consensos mayoritarios, no de mayoría simple sino de la gran mayoría.

Podemos agregar que se deberán establecer acuerdos a largo plazo, interpartidarios e interjurisdiccionales y seguramente un plan que atravesará más de tres gestiones de gobierno.

Sería poco serio pensar en un Sistema de salud como una conquista partidaria y no como un acuerdo programático entre todos los actores, tal cual lúcidamente lo planteaba el Profesor Torres.

El Dr. Edmundo Filippo, de FEMECON, se expresa desde la mirada de los prestadores, resalta las bondades del sistema de salud actual. Menciona un tema clave, el desvío de fondos de las Obras Sociales hacia otros fines ajenos a la salud, como si los fondos fueran de los dirigentes gremiales y no de sus afiliados. No deja de mencionar la precarización de los honorarios profesionales por parte de algunos financiadores (la mayoría), reclama que se active de una vez el AGNET (Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud), y terminar con la corrupción.

En este punto cito al Profesor Torres, quien sostiene que la corrupción en Salud también es la ocupación de cargos sin las capacidades y aptitudes para ejercerlos con idoneidad. El Dr. Gabriel Lebersztein, Gerente Médico de la Obra Social OSECAC, acuerda con la necesidad de una reforma del Sistema de Salud, habla de la integración: compra centralizada de medicamentos, Historia Clínica única, sistema de emergencia nacional, etc. Se muestra contrario a integrar el financiamiento, y proclive a igualar servicios mirando hacia una salud con mayor equidad.

El Dr. Leonel Tesler, presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria, se refiere a un sistema no equitativo, dividido en un modelo para ricos y un modelo para pobres. Con palabras sencillas y llanas describe la profunda desigualdad en los servicios de salud según las jurisdicciones, de acuerdo a sean estas ricas o pobres, y la amenza de la mercantilización en salud. Menciona la desregulación de 1993 (gobierno de Carlos Menen) como un hecho que perjudicó el modelo de Obras Sociales creando diferencias entre los afiliados según sus ingresos. Habla en la línea oficial de un Sistema Integrado de Salud como el camino hacia la equidad, y que cualquier habitante reciba la atención adecuada independientemente de su lugar de residencia.El Dr. Tesler subraya la salud como un derecho fundamental, basando su propuesta en la promoción y en la educación para la salud.

Por último el Dr. Eduardo Pérez, Secretario de Políticas Sanitarias de PAMI, expresa la necesidad de reformular el sistema en los próximos años, ya no como algo inmediato, interpretando el actual como un sistema injusto y desigual. Pone en el escenario a la pandemia y el rol importante y protagónico del Estado para ampliar las posibilidades prestacionales, subsidiando la actividad económica privada, y poniéndose al frente de la campaña de vacunación. Habla también de un Sistema Nacional Integrado de Salud como estrategia para hacer frente a intereses económicos que no se traducen en mejoras sanitarias. Pone énfasis en reconocer las diferentes realidades sanitarias que se observan en las diferentes provincias.

Esta primera entrega del FABAINFORMA, referida al cambio del Sistema de Salud, seguramente enriquecida en próximas, acerca a la comunidad toda, la mirada de grandes referentes y va dejando pautas como migas de pan en el camino para poder construir el ideal que todos queremos, o por lo menos intentar recorrer el camino de forma sensata e inteligente.

Está claro que el Sistema necesita un cambio, el cual deberá surgir de un acuerdo general y a largo plazo. Hay una palabra que está dando vueltas en el aire y esa palabra es transición. Transición como un estado intermedio hacia una transformación o nuevo estado.

Unificar parece hoy utópico desde lo fáctico, las provcncias son totalmente autónomas y cambiar esto conlleva un proceso de difícil concreción. Un Ministerio de Salud Nacional sin ámbito real de gestión y fondos propios escasos, tampoco pareciera ayudar al futuro proceso.

En este período de transición el Estado deberá aportar templanza y la mejor predisposición para convocar a los mejores gestores, independientemente de su color político. Ideologizar el futuro sistema sanitario sería condenarlo al fracaso antes de dar los primeros pasos. A pesar de todas las debilidades y falencias mencionadas, el sistema de salud respondió en la pandemia en forma más que satisfactoria.

Tenemos mucho por mejorar, pero partimos con mucha información y cierta claridad sobre todo lo que noy hay que volver a hacer.

Y como dijo el Profesor Torres Iribar, tratemos de ir por lo posible con los recursos que tenemos, si el Estado realmente está dispuesto a poner la salud de nuevo como proridad, tendrá el aporte invalorable de los propios funcionarios que esbozaron aquí sus buenas intenciones, como la de los expertos y referentes que se ofrecen a colaborar para un sistema de salud justo, equitativo, eficiente y sobre todo digno, tanto para la población como para los prestadores.

Transición en lugar de cambio, posible en lugar de utopía, sensatez en lugar de impulsos declamativos, el país se merece un Sistema de Salud que cuide de sus ciudadanos, esperemos que todos los dirigentes (políticos, gremiales, empresariales, de instituciones intermedias, etc.) estén a la altura del desafío.

Categorías:Entidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s