Entidades

El Colegio de Odontólogos platense informó sobre el flúor y sus beneficios para la salud bucal

/Difusión Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires distrito I/


El cuidado del bienestar bucal es esencial para la salud general. Por eso, mantener encías y dientes sanos adoptando hábitos de higiene y alimentación -incluso antes de que salga el primer diente-, es de gran importancia. Entre las recomendaciones para mantener la boca en estado óptimo, el uso de flúor es una de ellas porque brinda tres beneficios a los dientes: aumenta la resistencia del esmalte, es antibacteriano y permite remineralizar la capa del esmalte. 

El flúor: un aliado para cuidar la salud bucal

Ciertas bacterias, combinadas con azúcares depositados en la cavidad bucal, producen ácidos que pueden dañar el esmalte o capa externa del diente. De esa manera facilita la aparición de caries dental, una de las patologías con mayor prevalencia en la población, que genera dificultades en la alimentación, dolor y demás complicaciones asociadas a otras patologías.

Por eso, para proteger el esmalte dental y ayudar a reconstruirlo cuando está dañado, existe el flúor. Se trata de un mineral esencial para prevenir la formación de caries. El mismo, está presente en algunos alimentos, en el agua y en las cremas dentales. La incorporación de flúor al agua de red que llega al domicilio es una de las medidas de salud pública que más beneficios provoca en relación con la prevención de la caries dental.

El flúor actúa de varias formas para favorecer la salud bucal: se concentra en huesos y dientes en desarrollo; fortalece el esmalte de los dientes antes de que erupcionen; y contribuye a endurecer el esmalte de los dientes adultos. También actúa en los procesos de desmineralización y remineralización que ocurren en la boca. Tras la ingesta de alimentos, la saliva contiene ácidos que ocasionan la desmineralización: una disolución del calcio y el fósforo que se encuentra debajo de la superficie dental. En cambio, cuando la saliva es menos ácida, se repone el calcio y el fósforo que conservan la fortaleza de los dientes (remineralización). 

En determinados casos es necesario incorporar más flúor para el cuidado y la prevención de dolencias en la cavidad bucal. En el caso de las infancias menores de tres años, es recomendable usar pasta dental con flúor, dos veces al día. La cantidad ha utilizar debe ser del tamaño de un grano de arroz. Después de esa edad, debe incrementarse la cantidad de pasta (la crema debe ocupar, aproximadamente, la mitad del cepillo).

También, si la odontóloga u odontólogo lo prescriben pueden aplicarse soluciones,  geles y barnices de fluoruro (recomendados para personas con alto riesgo de desarrollar caries).

DEMASIADO FLÚOR

Además del invaluable aporte que este mineral realiza, la exposición desmedida al mismo puede acarrear algunas complicaciones: la fluorosis dental. Consiste en una alteración en la formación del esmalte causada por exceso de flúor en la etapa de desarrollo de los dientes y se manifiesta con pequeñas manchas blancas en la superficie de las piezas definitivas. 

Por eso resulta tan importante y fundamental la visita periódica -cada seis meses- al consultorio odontológico. Una cita con el odontólogo es una práctica imprescindible para el cuidado de la salud bucal, mantener la boca correctamente higienizada y estar atentos ante la aparición de cualquier posible inconveniente.

Categorías:Entidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s