Sector Público

Gollan destacó el lanzamiento científico de la plataforma “COVID-T”

/Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires/


El titular de la cartera sanitaria de la Provincia afirmó que es una innovación única en el mundo, que permitirá medir la inmunidad celular de pacientes recuperados y vacunados.

Gollan destacó el lanzamiento científico de la Plataforma “COVID-T"

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, encabezó hoy la conferencia de prensa semanal junto al jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, donde informó la situación actual del coronavirus en la Provincia, y aprovechó para destacar el lanzamiento de la nueva Plataforma “COVID-T”, que fue desarrollada por investigadores del CONICET y es única en el mundo.

“Hasta ahora venimos midiendo la eficacia de las vacunas con la cantidad de generación de anticuerpos neutralizantes que produce cada una. Argentina ha desarrollado una plataforma para poder medir los anticuerpos y los Linfocitos T. Es un avance que nos va a permitir saber cómo funciona la segunda línea de defensa, mediada por células, pero también permitir el por qué de muchas reinfecciones, por ejemplo”, detalló el titular de la cartera sanitaria provincial.

La plataforma COVID-T permitirá saber cómo protegen las vacunas, o cómo actúa la enfermedad Covid-19 sobre esa otra parte del sistema de defensas del cuerpo humano. “A partir de ahí vamos a poder medir mejor la eficacia de las vacunas. Es una plataforma única que se esta desarrollando en toda Latinoamérica y es un avance de la ciencia Argentinas. Estamos muy contentos porque el ministerio de salud bonaerense y los hospitales forman y formarán parte activa de este proceso”, afirmó Gollan.

Esta nueva herramienta desarrollada por científicos y científicas argentinas será la clave para conocer la “inmunidad celular” -linfocitaria T antígeno-específica- además de los anticuerpos, generados en pacientes con COVID-19 recuperados y en individuos vacunados. Su información será útil para la toma de decisiones a corto, mediano y largo plazo, y para el diseño de nuevas estrategias inmunoprofilácticas e inmunoterapéuticas en el escenario de la pandemia por SARS-CoV-2.

La plataforma fue diseñada y desarrollada por investigadoras e investigadores del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME), liderado por el investigador Superior del CONICET, Gabriel Rabinovich y encabezado por las becarias del CONICET, Florencia Veigas y Montana Manselle Cocco, en colaboración con el Biobanco de Enfermedades Infecciosas (BBEI) del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS) y el Hospital General de Agudos “Dr. Ignacio Pirovano”.

“COVID-T” posibilitará la realización de un estudio comparativo de la magnitud y naturaleza de linfocitos T de memoria generados en voluntarios inmunizados con diferentes esquemas de vacunación y en pacientes convalecientes de la enfermedad a lo largo de un año.

Esta innovadora herramienta fue presentada el miércoles pasado en el Centro Cultural de la Ciencia C3 por Gabriel Rabinovich y las becarias Veigas, y Manselle Cocco- el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, y la presidenta de CONICET, Ana Franchi.

Durante el lanzamiento, Salvarezza, dijo que “quiero agradecer esta dedicación que es decir ´dejo de lado mis intereses personales´. La plataforma era una herramienta que faltaba para evaluar individuos infectados y vacunados. La ciencia que queda en un cajón no nos sirve. La pandemia a la ciencia argentina nos ha cambiado y es una emoción concretar otro avance que se pone a disposición de toda la sociedad”, y destacó el trabajo de Rabinovich y su equipo, del IBYME y de Gollan por “el trabajo codo a codo en todos los desarrollos científicos”.

En tanto, Gollan afirmó que “venimos trabajando tan bien con el sector científico tecnológico. Se ha volcado a dar todo, que es mucho, y ponerlo a disposición para dar respuesta a los diagnósticos y también a entender por qué pasa. Estamos en un proceso de aprendizaje y esto nos dará una línea más. Para esto sirve la ciencia y lo trasladamos en decisiones para controlar la pandemia”. A su turno, Franchi agradeció la respuesta de la comunidad científica ante la pandemia “que fue generosa y ha estado a la altura de las circunstancias”.

Respecto al estudio, el jefe de Asesores del ministerio de Salud bonaerense, Enio García, informó que “es muy importante para que uno pueda investigar por cuánto tiempo dura la inmunidad que producen las células de memoria, porque los anticuerpos con el tiempo van bajando esa titulación que tenemos y que podemos encontrar en sangre, pero lo que queda son las células de memoria y hay que ver por cuánto dura ese efecto en el organismo, y si nos protege de todas las variantes del virus o si no, entonces son estudios que hay que seguir profundizando”.

García finalizó diciendo que “desde la Provincia no sólo estudiamos la información que se está produciendo sobre coronavirus en otros países que, obviamente nos ayuda también a entender lo que está pasando y tomar decisiones, pero sino que también producimos nuestra propia información para también apoyar esa toma decisiones y ayudar en la producción de conocimiento a nivel mundial, en este contexto es muy importante esa asociación entre el Estado y el sistema científico para poder mejorar el conocimiento que tenemos sobre la pandemia, y tomar las decisiones con mayor nivel de precisión posible”, finalizo García.

COVID-T

El investigador Superior del IBYME, Gabriel Rabinovich, detalló que el objetivo de este estudio que comenzó el año pasado a partir de un proyecto que recibió el financiamiento conjunto de la Agencia I+D+i, y la Fundación Bunge y Born, en el marco de la “Unidad Coronavirus COVID-19”; es conocer “cómo se mantiene la respuesta inmunológica T frente al virus SARS-CoV-2 a lo largo del tiempo en individuos que recibieron una dosis, en individuos que recibieron dos dosis de las vacunas y en pacientes recuperados de la enfermedad”.

“Los linfocitos son las células centrales de nuestras defensas que nos permiten defendernos de todos los elementos extraños que nos pueden invadir ya sea, microbios como virus, bacterias, hongos, parásitos o fragmento de tumores, y reaccionar eliminándolos. Son las células centrales de nuestro sistema inmunológicos que gatillan la respuesta de nuestras defensas”, apuntó Rabinovich.

En este sentido, la respuesta inmune protectora frente a la infección por SARS-CoV-2, tanto en la infección natural como aquella inducida a través de la vacunación, demostró depender tanto de linfocitos B y la producción de anticuerpos neutralizantes, como de la respuesta celular, mediada por células T CD4+ y T CD8+.

En pacientes recuperados de COVID-19, la activación de la respuesta linfocitaria T (tanto CD4 como CD8) demostró ser sumamente eficaz para poder controlar la infección ofreciendo un parámetro de alta confiabilidad para monitorear la respuesta inmunológica. De hecho, un porcentaje sustancial de pacientes que no presentaron respuesta de anticuerpos tras la infección con SARS-CoV-2 sí evidenciaron respuestas específicas mediadas por linfocitos T. Recientemente se ha propuesto que los pacientes con COVID-19 poseen la capacidad de desarrollar inmunidad a largo plazo a través de linfocitos T.

La plataforma podrá brindar información útil evaluando la respuesta de linfocitos T de memoria en individuos convalecientes a lo largo del tiempo y determinar la respuesta linfocitaria T de memoria post-vacunación, si el paciente recuperado tiene memoria T frente a una segunda infección, si la memoria T responde a las nuevas variantes, o si individuos expuestos a otros coronavirus estacionales tienen protección cruzada frente a este nuevo virus.

“Los linfocitos de memoria son aquellos que han visto previamente al virus porque el individuo se ha vacunado o se ha infectado con SARS-CoV-2 y luego recirculan por el organismo, por la sangre y los tejidos a la espera del reingreso de ese mismo virus para poder reaccionar. Los linfocitos de memoria tienen una memoria inmunológica y recuerdan a aquel antígeno para reaccionar nuevamente con mayor potencia y rapidez”, señaló.

Al mismo tiempo que el equipo de Rabinovich estará midiendo linfocitos T “el investigador del INBIRS, Jorge Geffner, y su equipo van a medir anticuerpos neutralizantes lo que va a permitir comparar si hay una coordinación entre los anticuerpos neutralizantes y la memoria T o si los anticuerpos bajan y la memoria T se mantiene en el tiempo y podremos dar respuestas más integrales a la población”, amplió.

Evaluación de la inmunidad mediada por células T

“Hay dos tipos de respuestas inmunológicas frente al virus SARS-CoV-2, una de ellas mediada por anticuerpos, producidos por células plasmáticas provenientes de linfocitos B y otra, por linfocitos T (citotóxicos CD8) que destruyen la célula pulmonar infectada. Por otro lado, los linfocitos T colaboradores (CD4) cooperan tanto con la respuesta de anticuerpos como con la respuesta T citotóxica. De allí la importancia de la respuesta inmunológica T en determinar el destino clínico de un paciente o de un individuo vacunado. Hasta el momento lo que se mide en los test serológicos son los anticuerpos, por ensayos de ELISA que se utilizan en kits. Pero nos perdemos una parte fundamental de la respuesta inmune que son los linfocitos T”, subrayó Rabinovich, “es por esto, que es importante medirlos para hacer un seguimiento tanto de pacientes convalecientes como de individuos vacunados”. 

La tecnología de medición o monitoreo de linfocitos T ofrece cierta complejidad por lo que es difícil plantearlo como un kit comercial, pero sí como una plataforma disponible para aquellas instituciones de Salud que cuenten con la infraestructura apropiada para poder reproducirla. Para el estudio actual se procesarán muestras de pacientes recuperados y de individuos vacunados de diferentes instituciones de CABA y de la Provincia de Buenos Aires. “La puesta a punto de la plataforma no fue tarea simple porque hay un porcentaje pequeño de linfocitos T de memoria contra SARS-CoV-2 en individuos infectados, recuperados o vacunados que para detectarlos deben ser expandidos in vitro con los péptidos específicos del virus”. 

La metodología consiste en que se obtiene sangre del paciente recuperado o del individuo vacunado, se somete a un gradiente de densidad como primer paso para aislar células mononucleares de sangre periférica (PBMCs, por sus siglas en inglés), las cuales contienen los linfocitos T, entre otros tipos celulares. Estas células son cultivadas en estufa a 37ºC y son estimuladas con péptidos del virus SARS-CoV-2, particularmente la proteína Spike (S) y las proteínas de nucleocápside (N) y de membrana (M). Una vez cumplido los plazos de cultivo, se monitorean parámetros asociados a la activación de linfocitos T por citometría de flujo (citoquinas y marcadores de superficie) y se construye un algoritmo a partir de la fluorescencia obtenida que integra estos parámetros inmunológicos. 

“Actualmente esta plataforma la llevamos adelante en nuestro laboratorio y nos permitirá realizar un estudio epidemiológico de la memoria T a lo largo del tiempo de individuos vacunados en comparación con pacientes recuperados. Sin embargo, en un futuro cercano deseamos poder extender esta plataforma a la comunidad, a instituciones de la Salud, hospitales públicos y privados, laboratorios bioquímicos que tengan la infraestructura para llevarla adelante y sumarla de esta manera a la lucha contra el COVID-19”, indicó.

Categorías:Sector Público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s