Sector Público

Argentina participó de un encuentro mundial sobre políticas de reducción de sodio

/Ministerio de Salud de la nación/


En el evento organizado por la OPS/OMS se compartieron los hitos de esta política sanitaria integral. Además se presentaron a los países miembro las metas de reducción de sodio elaboradas por la organización.

Argentina participó de encuentro mundial sobre políticas de reducción de  sodio | Argentina.gob.ar

Autoridades del Ministerio de Salud de la Nación participaron de una jornada mundial organizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en donde compartieron la experiencia argentina en la implementación de políticas de reducción de sodio.

“Argentina es pionera en políticas de reducción de sodio en el continente, ya que es el único país que cuenta con una ley integral de reducción de sal para los productos procesados”, sostuvo la secretaria Nacional de Acceso a la Salud, Sandra Tirado.

La funcionaria indicó que “si bien Argentina trabaja continuamente para la reducción del consumo de sal y hemos logrado políticas precisas como la Ley 26.905, aún nos falta llegar a los estándares recomendados por la OMS de 5 gramos de sal por habitante por día”, ya que según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, la población argentina consume 7.9 gramos diarios.

La legislación argentina incluye regulación del contenido de sodio en alimentos procesados, a través de la incorporación de límites máximos en algunos alimentos en el Código Alimentario Argentino (CAA) y de cumplimiento obligatorio en todo el territorio nacional.

También abarca temas como campañas de sensibilización para la población, la prohibición del salero de mesa en restaurantes, regulación del tamaño de los sobres en los que se comercializa la sal y están previstas advertencias sanitarias para los paquetes de sal de mesa.

Según la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2018), en nuestro país, más del 40% de la población adulta tiene presión arterial elevada, lo que equivale a unos 16 millones de personas. De este universo, un tercio desconoce su condición.

Al respecto, la directora Nacional de Abordaje Integral de las Enfermedades No Transmisibles, Graciela Abriata señaló que “contar con políticas concretas y una estrategia integral para disminuir el consumo de sal es muy importante porque la hipertensión arterial es el principal factor de riesgo para las muertes por problemas cardiovasculares”.

Desde el Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad se señala que como resultado de la aplicación de estas políticas, en Argentina se redujo el uso de sal -después de la cocción o al sentarse a la mesa- de 25% en el 2005, a 16,4% en 2018 y aumentó la cantidad de personas que se realizaron controles de presión arterial.

Categorías:Sector Público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s