Sector Público

Salud mental: la Provincia se manifestó acerca de “avances para una construcción que ponga en el centro el cuidado de las personas”

/Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires/


Es necesario inscribir los padecimientos en salud mental de la población en el marco de estrategias integrales de cuidados de la salud.

Presentación de la mesa interministerial de Salud Mental.

En virtud de los debates públicos que se han desarrollado sobre temas de salud mental, formas de abordajes de los padecimientos y políticas estatales, resulta importante destacar algunas cuestiones:

Es necesario inscribir los padecimientos en salud mental de la población en el marco de estrategias integrales de cuidados de la salud, tanto para las personas que atraviesan ese tipo de padecimientos, como de su entorno y de la comunidad en general. Algunas de estas situaciones pueden revestir carácter de urgencia en salud mental, deben pensarse desde la complejidad y requieren de un abordaje sanitario articulado con otras áreas estatales.

La Ley Nacional de Salud Mental sancionada por aprobación unánime en el año 2010 tiene adhesión de la Provincia de Buenos Aires a través de la Ley N° 14.580. Fundamentalmente es una Ley de protección de derechos y es la herramienta legal que ordena la atención en salud mental en el país.

Esta norma dedica capítulos específicos al abordaje en salud mental e indica que las internaciones son consideradas el último recurso, cuando no hayan resultado otros abordajes de carácter ambulatorio bajo diferentes modalidades posibles. Una, de carácter voluntario, en la que interviene un equipo interdisciplinario de salud que expresa de forma clara y asequible los objetivos y estrategias que se llevarán adelante en el proceso de atención de la persona. Otra, de carácter involuntario, donde el equipo de salud evalúa que hay una situación de riesgo cierto e inminente para la persona o para terceros, y define la internación como un recurso excepcional, en casos que aporte mayores beneficios terapéuticos que el resto de las intervenciones realizables en otros entornos.

Desde la subsecretaría de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencias en el Ámbito de la Salud de la cartera sanitaria bonaerense entendemos que resulta fundamental profundizar los procesos de capacitación permanente del personal sanitario, así como de todas las carteras estatales y otros actores claves intervinientes, para el abordaje de los procesos de atención en materia de salud mental y consumos problemáticos, en vías de garantizar la protección de derechos a lo largo de toda la trayectoria de vida de las personas que presenten alguna situación que requiera atención.

Desde la provincia de Buenos Aires estamos trabajando en una transformación profunda del modelo de atención en salud mental atendiendo a todas estas particularidades. Por esta razón secreó la Comisión Provincial de Salud Mental y Consumos Problemáticos en la órbita de jefatura de Gabinete de Ministros, con participación de 10 ministerios para el desarrollo de políticas públicas integrales. Este nuevo espacio de trabajo fue presentado el 5 de julio de este año por el gobernador Axel Kicillof.

En esta misma línea, desde el Ministerio de Salud de la Provincia, estamos realizando una serie de acciones, tales como la conformación de equipos interdisciplinarios de urgencias en 37 Hospitales Provinciales con la incorporación deprofesionales del campo de la salud mental (psiquiatras, psicólogos/as y trabajadores/as sociales), también estamos conformando equipos móviles territoriales para ofrecer como soporte a los hospitales y aportar al trabajo en las comunidades. Por otra parte, además, nos encontramos en un proceso de trabajo de ampliación y creación de dispositivos intermedios como Centros de Día abiertos a la comunidad para personas que presenten alguna situación de salud mental y/o consumos problemáticos, contención de situaciones complejas y continuidad de cuidados de quienes han transitado un episodio agudo que haya requerido internación.

Del mismo modo, se está trabajando con los 149 dispositivos pertenecientes a la Red Provincial de Salud Mental y Consumos Problemáticos en la mejora de los procesos de trabajo, en vías de construir mayor proximidad con las comunidades donde se encuentran insertos territorialmente. Desde el ministerio de Salud promovemos una atención de la salud mental libre de estigmas, bajo las premisas de garantizar accesibilidad y equidad, incorporando estrategias de reducción de riesgos y daños con la población usuaria de drogas.

Pusimos en marcha, a su vez, una línea telefónica gratuita (0800-222-5462) atendida por equipos de profesionales en salud mental para acompañamiento y asistencia a toda la población de la Provincia que lo requiera y creamos un programa de infancias y juventudes para la implementación de políticas públicas de atención y cuidado de la salud mental de niñas, niños y adolescentes.

En materia de capacitación implementamos dispositivos de formación específicas en salud mental a distintos sectores como:

Psicofarmacología en el marco de la estrategia de atención primaria de la salud, abordaje integral de situaciones de violencia de género para los equipos de la red; urgencias en salud mental y abordajes grupales en contextos hospitalarios; abordajes integrales de  enfermería en salud mental en hospitales generales; Diplomatura de Políticas en salud mental; espacios de supervisión y acompañamiento a los equipos de salud para repensar las prácticas que llevan adelante en los distintos dispositivos, entre otros.

Asimismo, en el marco de la pandemia, desarrollamos diferentes estrategias de cuidado y acompañamiento en salud mental con las que seguimos trabajando: promoción y prevención en los operativos territoriales, acompañamiento telefónico a los contactos estrechos y/o a personas con COVID-19 a través del Centro de Telemedicina (CeTec) en Salud Mental; asistencia en los Centros Alternativos de Atención Médica Extrahospitalaria (CAAME), acompañamiento a equipos de salud, personas internadas y familias en el “Cuidar a los que cuidan”.

Sin duda sabemos que queda mucho camino por recorrer, pero resulta crucial comprender que la salud es una construcción colectiva, una cuestión que nos atañe a todos y todas. Para ello se requieren de políticas públicas integrales, que pongan en el centro del cuidado a las personas y sus trayectorias vitales. También es necesario promover un cambio cultural profundo, libre de estigmas y criminalización de las personas con padecimientos mentales. El cambio es con todas las instituciones y la comunidad en su conjunto, es con todos y todas.

Categorías:Sector Público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s