Entidades

FABA Informa: La OMS aprobó el uso de una vacuna contra la malaria, ¿qué significado tiene para la región?

/Difusión Federación Bioquímica de la Provincia de Buenos Aires- Por FABA Informa/


Se aprobó la vacuna contra la malaria

A 100 años de la muerte de Charles Louis Alphonse Laverán que descubrió el protozoario agente causal de esta enfermedad, la vacuna antimalárica ¿es una solución para erradicar el paludismo?

La malaria o paludismo es una enfermedad producida por un protozoo conocido como Plasmodium del cual se conocen cuatro especies: Plasmodium falciparum, Plasmodium malariae, Plasmodium ovale y Plasmodium vivax. Como se sabe, este parásito cumple ciclos en el ser humano y en el insecto vector (hembra del mosquito Anopheles).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó por primera vez el uso generalizado de una vacuna contra la malaria (RTS,S/AS01 de GSK), luego de que se usara en un programa piloto en territorios africanos con más de 800 mil niños vacunados desde 2019 (1). La vacuna está recomendada para niños que viven en regiones con una transmisión de moderada o alta y debe administrarse en un esquema de 4 dosis a partir de los 5 meses de edad.

Luego de algunos intentos fallidos se llegó a concretar la fabricación de esta vacuna, que solo reduce en poco más del 40% el riesgo de enfermedad y muerte por paludismo en la edad pediátrica.

Claro está que, combinando medidas de prevención, la vacuna es una herramienta más para combatir esta enfermedad.

¿Qué significado tiene esta vacuna para la Argentina y la región?

Paraguay fue declarado libre de paludismo por la OMS en 2018, mientras que la Argentina lo fue en 2019. (2)

Un país es declarado libre de paludismo cuando demuestra que no se han producido casos autóctonos en al menos los últimos 3 años. La Argentina declaró su último caso autóctono en 2010. No obstante año a año se suman casos importados que deben ser controlados para impedir su diseminación. Por ejemplo, en 2020, a pesar de las restricciones de viajes, se contaron 13 casos confirmados como importados, con antecedentes de viajes al África (n=12) y a Bolivia (n=1).

En la Argentina a principios del siglo XX, la malaria estaba circunscripta a zonas del Noroeste. Sin embargo, en la década de 1930 pasó a diseminarse hacia el centro del país. Se crearon instituciones públicas estatales y provinciales que se plantearon estudiar, planear acciones y controlar la enfermedad a través de investigaciones epidemiológicas, control del vector, distribución de drogas antimaláricas, obras de saneamiento, etc. (3).

A mediados de la década de 1940 pudo controlarse exitosamente la difusión de los mosquitos a través del uso del DDT y del conocimiento de la conducta de las especies involucradas.

En 2011 se concibió un plan para reducir la presencia del parásito en las áreas de mayor riesgo por debajo de un 1% en cuatro años (4).

Las medidas tomadas fueron:
● Renaturalización de los espejos de agua
● Diagnóstico gratuito de la enfermedad
● Vigilancia, notificación y administración de antimaláricos (cloroquina, primaquina, mefloquina y, eventualmente, artemisinina) a los pacientes con paludismo.
● Seguimiento del caso notificado
● Control del mosquito y vigilancia de su resistencia a insecticidas
● Saneamiento ambiental en general.

De esta manera, sin el uso de vacunas, se llegó a lograr esta certificación, que no implica, por supuesto, la erradicación total de la enfermedad. Por esto, se deberán continuar con estas políticas sanitarias para evitar la reaparición de casos autóctonos.

También en 2019 se entregó a Argelia el certificado de país libre de paludismo a casi 100 años de la muerte de Laverán (1845-1922). Laverán descubrió el parásito que causaba estragos en los soldados franceses destinados a Argelia a fines del siglo XIX, por lo que en 1907 recibió el Premio Nobel.

En conclusión, la vacuna antimalárica es una herramienta más, útil para prevenir la enfermedad en niños que habitan zonas endémicas, pero la erradicación del paludismo requiere de múltiples acciones de diagnóstico, tratamiento, vigilancia y saneamiento ambiental.

Desde ABCL invitamos a referentes latinoamericanos en paludismo a escribir sus propias experiencias en los distintos formatos que admite la revista.

Referencias bibliográficas

1. https://www.bbc.com/mundo/noticias-58824182 (Fecha de último acceso: 17 de enero de 2022).

2. World Health Organization. https://www.who.int/malaria/areas/elimination/certification/en (Fecha de último acceso: 17 de enero de 2022)

3. Alvarez A, Carbonetti A. La expansión de la infección malárica del norte subtropical a la región central. Argentina 1900-1930. Diálogos Revista Electrónica de Historia 2014 (FEB-AGO) 15 (1): 137-54.

4. https://www.ms.gba.gov.ar/sitios/paludismo/files/2019/03/Plan-de-Prevenci%C3%B3n-del-restablecimiento-del-paludismo-en-Argentina.pdf (Fecha de acceso: 17 de enero de 2022).

Categorías:Entidades

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s