Entidades

La Federación Bioquímica destacó el rol del laboratorio ante el avance de la gripe A

/Difusión Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires/


Desde pruebas de alta complejidad como las de inmunofluorescencia, PCR y cultivos virales, hasta pruebas rápidas para la detección de Influenza A/B, el laboratorio es clave en el diagnóstico diferencial en el contexto actual de circulación de SARS-CoV-2 e influenza

Las autoridades sanitarias recomiendan a los equipos de salud, en el contexto actual de circulación de SARS-CoV-2 e influenza, sospechar influenza y considerarlo en el diagnóstico diferencial ante el desarrollo de cuadros respiratorios. Especialmente en los grupos de alto riesgo para el desarrollo de cuadros graves (adultos mayores de 65 años, personas gestantes, niños menores de 5 años, personas con enfermedades crónicas).

Cabe destacar que la influenza es una infección viral aguda de importante transmisión que si bien ocurre en brotes o epidemias estacionales (principalmente durante los meses de invierno), la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó en las últimas semanas un aumento de las detecciones de influenza para la zona templada de América del Sur.

El laboratorio clínico juega un rol fundamental en el diagnóstico y detección de casos de influenza.

Según la Dra. María Rosario Tubio, bioquímica asesora de EMSA S.A., “un diagnóstico rápido de influenza lleva a reducir la permanencia hospitalaria y el uso de antimicrobianos”. En referencia a las pruebas disponibles de diagnóstico destacó: “Las pruebas de inmunofluorescencia, PCR y cultivos virales requieren de equipamientos de alta complejidad, llevan tiempo y demandan de una especialidad técnica considerable; por otro lado los tests serológicos requieren muestras de pacientes en fase aguda o convalecientes, y el diagnóstico es solo retrospectivo”. Debido a esto–agrega– las pruebas rápidas para la detección de Influenza A/B, como las que hoy día se comercializan en EMSA han comenzado a tener mayor importancia.

Pruebas rápidas para detección de Influenza

PreviousNext
Se trata de ensayos inmunocromatográficos cualitativos que utilizan anticuerpos monoclonales de alta sensibilidad y específicos para la detección de los antígenos de influenza en muestras de hisopados nasales/nasofaríngeos y en lavados/aspirados nasales. “Son pruebas específicas con reactividad cruzada no conocida a flora normal u otros patógenos respiratorios (especificidad superior al 98 %) y con una sensibilidad que supera el 91 %”, explicó Tubio y añadió: “Se pueden obtener los resultados en 15 minutos y con algunos tests rápidos inmunocromatográficos distinguir la variante A H1N1 del resto de las cepas de Influenza A”.

Medidas de prevención que abarcan a todos los virus respiratorios

● Ventilar los ambientes.
● Lavado frecuente de manos con agua y jabón.
● No compartir cubiertos ni vasos.
● Las personas enfermas deberán evitar acudir a actividades laborales, educativas o lugares públicos hasta la resolución del cuadro clínico. Deberán extremar las medidas de cuidado (fundamentalmente utilizar barbijo y limitar contacto con personas de riesgo).

En cuanto al uso de barbijo, en la actual situación epidemiológica debe utilizarse según las recomendaciones vigentes.

Vacunación

PreviousNext
La vacuna antigripal incorporada al Calendario Nacional de Vacunación a partir del año 2011 tiene como objetivo reducir las complicaciones, hospitalizaciones, muertes y secuelas ocasionadas por la infección por el virus influenza en la población en riesgo en Argentina.

La vacunación antigripal administrada en forma oportuna, según la situación epidemiológica es una medida preventiva sustancial para evitar el desarrollo de complicaciones relacionadas con la influenza.

Dada la capacidad de mutación de los virus de la gripe, la composición de las vacunas antigripales puede modificarse teniendo en cuenta la información enviada de los diferentes países del mundo con respecto a la circulación, tipificación y estudio de los diferentes tipos virales. La OMS hace un seguimiento constante de los virus circulantes que afectan al ser humano y actualiza la composición de las vacunas antigripales, en febrero informa la composición para el Hemisferio Norte y en septiembre para el Hemisferio Sur.

Es importante tener en cuenta que desde el momento de definición de las cepas incluidas en cada temporada debe estimarse el tiempo de producción necesario para la elaboración de la vacuna.

En Argentina, como todos los años, se garantiza la disponibilidad de vacunas a partir del mes de abril.

Composición de la vacuna antigripal 2022

● A/Victoria/2570/2019 (H1N1) – (cepa análoga: A/Victoria/2570/2019, IVR-215)
● A/Darwin/9/2021 (H3N2) – (cepa análoga: A/Darwin/6/2021, IVR-227)
● B/Austria/1359417/2021 (linaje B/Victoria) (cepa análoga: B/ Austria/1359417/2021, BVR- 26)

La población objetivo comprende:

● Personal de salud
● Personas gestantes: en cada embarazo y en cualquier trimestre de la gestación.
● Personas puérperas: hasta el egreso de la maternidad –máximo 10 días–, si no recibió la vacuna durante el embarazo.
● Niños y niñas de 6 a 24 meses de edad (son dos dosis, si no recibió dos dosis anteriormente).
● Personas entre los 2 y 64 años que tengan factores de riesgo*: orden médica o documentación que certifique la existencia de enfermedades preexistentes incluidas entre los factores de riesgo (excepto obesos).
● Personas de 65 años y mayores.
● Personal Estratégico: En función de la disponibilidad de dosis y la dinámica habitual de la vacunación antigripal, podrán incorporarse a esta categoría, los mismos grupos establecidos y alcanzados por la vacuna contra COVID-19

Como en los años precedentes, la vacunación de la población objetivo podrá realizarse de manera sucesiva y/o simultánea dependiendo de la disponibilidad de dosis, capacidades operativas y respondiendo a un orden dinámico.

*Personas entre los 2 y 64 años que tengan los siguientes factores de riesgo:

Enfermedades respiratorias

a) Crónica: hernia diafragmática, enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC], enfisema congénito, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, etc.
b) Asma moderada y grave

Enfermedades cardíacas

a) Insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatías
b) Cardiopatías congénitas

Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica)

a) Infección por VIH/sida
b) Utilización de medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisona o más de 20 mg/día o su equivalente por más de 14 días)
c) Inmunodeficiencia congénita
d) Asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica)
e) Desnutrición grave

Pacientes oncohematológicos y trasplantados

a) Tumor de órgano sólido en tratamiento
b) Enfermedad oncohematológica, hasta seis meses posteriores a la remisión completa
c) Trasplante de órganos sólidos o precursores hematopoyéticos

Otros

a) Obesidad mórbida (con índice de masa corporal mayor a 40 Kg/m2)
b) Diabetes
c) Insuficiencia renal crónica en diálisis o expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses
d) Retraso madurativo grave en menores de 18 años
e) Síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves
f) Tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años
g) Convivientes de personas con enfermedad oncohematológica
h) Convivientes de recién nacidos prematuros menores de 1.500

Categorías:Entidades

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s