Entidades

Tras la Jornada de “Intrusismo en las profesiones”, el Colegio de Fonoaudiólogos reflexionó sobre la problemática

/ Difusión Colegio de Fonoaudiólogos de la Provincia de Buenos Aires /


Coaching”, “decodificación”; traducción de documentos sin título habilitante. Actividades que ejercen algunas personas sin ser profesionales universitarias y que despiertan, por la “intrusión”, la preocupación de los colegios de matriculados. Los más afectados por esa situación son, según los reclamos recogidos por la federación que nuclea a esas entidades de la Provincia -FEPUBA-, los kinesiólogos, odontólogos, nutricionistas, obstétricas, trabajadores sociales, veterinarios y los ya mencionados psicólogos y traductores.

Hace unos días se planteó la inquietud desde el colegio que nuclea en la Provincia a las psicólogas y los psicólogos y viene analizándose a su vez la problemática en jornadas que organizan en conjunto la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de la Provincia de Buenos Aires y la UNLP: surgen carreras intermedias, de disciplinas emergentes, y “chocan” con incumbencias ya regladas de los colegiados.

Una de las entidades que libra una pelea, más que despareja, contra el “intrusismo”, es la del Colegio de Traductores de la Provincia. Ocurre que un número importante de documentos oficiales y de textos científicos y literarios son convertidos de una lengua a otra sin que esté detrás de ese trabajo un profesional matriculado. “Es cada vez más común que cualquiera que tenga conocimientos de más de un idioma realice traducciones, y se trata de una situación muy grave que a los colegiados nos afecta muchísimo”, destacó la presidenta de la regional La Plata de la institución, María Florencia Russo. En esa línea, la dirigente aclaró que “nosotros firmamos y sellamos escritos y cuando lo hacemos nos comprometemos ética y legalmente, porque también se trata de no poner en riesgo la seguridad jurídica de un documento”.

Traductoras y traductores públicos trabajan, por lo general, con profesionales de la abogacía y de la escribanía, pero la actividad abarca también campos como la ciencia, la educación, la producción audiovisual y el marketing. Se requiere su participación, por caso, para el pasaje de un idioma a otro en textos de solicitud de una beca para estudiar en el extranjero, un trabajo fuera del país o para acceder a una ciudadanía de otra nación.

Días atrás, Ezequiel de la Torre, presidente del Colegio de Psicólogos de la Provincia, señaló igual inquietud por el intrusismo en las competencias relacionadas con la salud mental, la cual, remarcó el titular de la entidad, sufre el impacto de quienes llevan a cabo actividades para las que no tienen una formación universitaria. “Estamos trabajando en aquellas prácticas que se meten en las incumbencias de los psicólogos, como coaching, decodificación, y algunos psicólogos sociales que trabajan sin tener nada que ver con la profesión, y estamos permanentemente haciendo campañas para enfrentar estas actividades que no cuentan con aval científico”, indicó el titular de la entidad.

Como se dijo, el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia es una de las instituciones de profesionales que más reclama por el “intrusismo” en su terreno de actuación y por esa razón realiza periódicamente operativos para combatir las prácticas no habilitadas por las autoridades sanitarias.

“La gente no tiene que acudir a aquellas personas que no están habilitadas ni formadas”, dijo Rafael Mancera, a cargo de la Comisión de Control del Ejercicio Profesional del Colegio de Kinesiólogos, y añadió que “ante cualquier duda que se comunique con las delegaciones del Colegio o a través de los canales digitales”.

A las jornadas que organiza FEPUBA para tratar el “intrusismo” asisten referentes de un amplio abanico de sectores profesionales.

En el último encuentro se resaltó el origen de la problemática, que se genera, coincidieron en la mesa del análisis, en la formación impartida tanto por universidades y centros universitarios como por institutos de educación superior (terciarios), estatales o privados.

Se remarcó, por esa razón, que las distintas entidades profesionales tienen que “informar a la comunidad acerca de las incumbencias, los alcances de los títulos y las competencias profesionales”.
Doble perjuicio

“En la medida en que aparecen ofertas de carreras y títulos nuevos se va produciendo una situación cada vez más complicada”, sintetizó el presidente de FEPUBA, Daniel Delpino.

El arquitecto consideró que esas propuestas de estudio no siempre responden a una demanda social real. “No necesariamente existe la necesidad en la población ni ofrecen una formación como la universitaria, al tiempo que avanzan sobre territorios ya cubiertos por profesionales competentes”, dijo.

Para Delpino, las consecuencias del “intrusismo” van en una doble dirección: “perjudican a los profesionales universitarios y también ala población, que puede no recibir los servicios de la calidad que merece”, concluyó.

Categorías:Entidades

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s