Sector Público

La OMS intensifica la respuesta a la inminente crisis sanitaria en el Gran Cuerno de África ante el ‎agravamiento de la inseguridad alimentaria ‎

/OMS/

Los riesgos para la salud en la región están aumentando mientras se deteriora el acceso a la atención ‎

La OMS está intensificando sus operaciones en África oriental en un momento en que se está agravando la inseguridad alimentaria en esta región causada por los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos inducidos por el cambio climático (por ejemplo, la peor sequía de los últimos 40 años), el aumento de los precios internacionales de los alimentos y el combustible y los efectos de la pandemia.

En África oriental, más de 80 millones de personas sufren inseguridad alimentaria y recurren a medidas desesperadas para alimentarse a sí mismos y a sus familias. La tasa de desnutrición aguda es elevada, sobre todo entre los niños.

A medida que crece la malnutrición, se incrementan las necesidades de atención de salud en la región, especialmente entre los niños, y el agua potable empieza a escasear. La población abandona su hogar en busca de alimentos, pierde el acceso a los servicios sanitarios y corre más riesgo de sufrir brotes de enfermedades.   

El Dr. Ibrahima Socé Fall, Subdirector General de la OMS para la Respuesta a Emergencias, ha dicho: «Si no actuamos, pagaremos un precio muy alto. Nuestra máxima prioridad es evitar que la población se muera de hambre, pero al mismo tiempo debemos intensificar nuestra respuesta en la esfera de la salud para prevenir enfermedades y salvar vidas. En el mundo actual, nadie debería perder la vida por una enfermedad prevenible por vacunación, una enfermedad diarreica o las complicaciones de la malnutrición». 

El Dr. Fall pronunció estas palabras en Nairobi, donde la OMS convocó una reunión en la que, durante dos días (el 26 y 27 de junio de 2022), se trató sobre la planificación de la respuesta de la Organización en Djibouti, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda (los siete países afectados por la emergencia sanitaria) y sobre su coordinación con otros organismos del sistema de las Naciones Unidas y con sus asociados.

La respuesta de emergencia de la OMS se centra en garantizar que las poblaciones afectadas puedan acceder a los servicios de salud esenciales, tratar a los niños enfermos con malnutrición grave, y prevenir y detectar los brotes de enfermedades infecciosas, así como actuar frente a ellos.

La OMS está estableciendo un centro en Nairobi desde donde coordinará la respuesta y organizará la entrega de material médico para salvar vidas en los lugares donde más se necesita. Se entregarán medicamentos, vacunas y los fármacos y equipos necesarios para tratar a los niños gravemente desnutridos. Además de proporcionar estos suministros esenciales, la OMS está colaborando con los ministerios de salud de los países afectados para establecer sistemas sólidos de vigilancia de las enfermedades que permitan detectar y responder rápidamente a los brotes.

Nota para los redactores

  • En esta región, son ya cuatro las estaciones lluviosas consecutivas en que las precipitaciones han sido inferiores a la media, un fenómeno climático inaudito en al menos 40 años. De acuerdo con las últimas previsiones, hay un riesgo evidente de que ocurra lo mismo en la próxima temporada de lluvias (fuente: OMM).
  • Más de 80 millones de personas sufren inseguridad alimentaria en la región de África oriental (fuente: PMA) y se ven obligadas a recurrir a medidas desesperadas para alimentarse a sí mismos y a sus familias.
  • La situación es especialmente acuciante en las zonas de Etiopía, Kenya y Somalia afectadas por la sequía, donde, según las estimaciones, hay 7 millones de niños desnutridos, de los cuales más de 1,7 millones de forma grave (fuente: Unicef). La desnutrición aguda grave es un riego mortal y requiere tratamiento urgente.
  • La afectación es distinta en cada país. En Uganda, por ejemplo, el problema se concentra en la región nororiental, mientras que en Sudán del Sur, más del 60% de la población pasa hambre.
  • Los siete países (Djibouti, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda) se enfrentan a brotes de sarampión y cólera.
  • El paludismo es endémico en estos siete países y afecta de forma desproporcionada a los niños, ya que el 80% de las defunciones por esta enfermedad en la Región de África ocurren entre los menores de 5 años.
  • Cuatro países (Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Uganda) se enfrentan a brotes de meningitis meningocócica, una infección bacteriana grave y potencialmente mortal.
  • Esta región viene sufriendo conflictos y desplazamientos durante años. Actualmente, hay 4,2 millones de refugiados y 11,1 millones de desplazados internos (fuente: ACNUR). 

Categorías:Sector Público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s