Sector Público

La pandemia de COVID-19 causa el mayor retroceso ininterrumpido de la vacunación en treinta años

/OMS/


La OMS y el UNICEF dan la voz de alarma por los datos que muestran que la cobertura mundial de vacunación continuó disminuyendo en 2021 y que 25 millones de lactantes no recibieron vacunas vitales

Los datos oficiales publicados hoy por la OMS y el UNICEF muestran la mayor caída ininterrumpida de la vacunación infantil en unos 30 años.

El porcentaje de niños que recibieron tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina (DPT3) —considerado un marcador de la cobertura vacunal a nivel nacional e internacional— disminuyó en un 5% entre 2019 y 2021, situándose en el 81%.

Esto significa que, solo en 2021, 25 millones de niños no recibieron una o varias dosis de la vacuna DPT en el marco de los servicios de vacunación sistemática, lo que supone 2 millones más que en 2020 y 6 millones más que en 2019, y muestra claramente el incremento del número de niños expuestos a enfermedades devastadoras pero prevenibles. Diversos factores explican este descenso, entre ellos el aumento en el número de niños que viven en situaciones de fragilidad y conflicto, donde el acceso a la vacunación suele ser difícil, el aumento de la información errónea y los problemas relacionados con la COVID-19, como las interrupciones de los servicios y las cadenas de suministro, el desvío de recursos hacia las iniciativas de respuesta y las medidas de contención que limitaron el acceso a los servicios de vacunación y su disponibilidad.

«Se trata de una alerta roja para la salud infantil. Asistimos a la mayor caída ininterrumpida en la vacunación infantil en una generación, que tendrá como consecuencia la pérdida de vidas humanas», declaró Catherine Russell, Directora Ejecutiva del UNICEF. «Aunque se esperaba que la pandemia dejara marcas el año pasado debido a las interrupciones y los confinamientos por la COVID-19, ahora vemos que ese descenso se mantiene. La pandemia no es una excusa. Necesitamos recuperar el tiempo perdido para los millones de personas que no han sido vacunadas o, de lo contrario, presenciaremos inevitablemente el aumento de los brotes, de los niños enfermos y de la presión sobre unos sistemas de salud ya de por sí sobrecargados».

De estos 25 millones de niños, 18 millones no recibieron ni una dosis de la vacuna DPT durante el año. La inmensa mayoría de ellos viven en países de ingresos bajos y medianos, siendo la India, Nigeria, Indonesia, Etiopía y Filipinas los que han registrado las cifras más altas. Entre los países[1] con los mayores aumentos relativos en el número de niños que no recibieron ni una sola vacuna entre 2019 y 2021 se encuentran Myanmar y Mozambique.

A nivel mundial, se ha perdido más de una cuarta parte de la cobertura vacunal contra el VPH alcanzada en 2019. Esta situación tiene graves consecuencias para la salud de las mujeres y las niñas, puesto que la cobertura mundial de la primera dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) es solo del 15%, pese a que las primeras vacunas se autorizaron hace más de 15 años. 

Se esperaba que 2021 fuera un año de recuperación en el que volverían a establecerse programas de vacunación y la cohorte de niños que quedaron sin vacunar en 2020 se pondría al día. Sin embargo, la cobertura de DPT3 cayó a su nivel más bajo desde 2008, lo que, junto con la disminución de la cobertura de otras vacunas básicas, desvió el cumplimiento de los objetivos mundiales, en particular el indicador de vacunación para los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este retroceso histórico en las tasas de vacunación ocurre en un contexto de rápido aumento de las tasas de malnutrición aguda grave. Un niño malnutrido ya tiene inmunidad debilitada y el hecho de que no haya recibido alguna vacuna puede significar que las enfermedades que son frecuentes durante la infancia sean letales rápidamente. La confluencia de una hambruna con la creciente brecha de vacunación amenaza con crear las condiciones para una crisis de supervivencia infantil. 

La cobertura vacunal se redujo en todas las regiones, y en las regiones de Asia Oriental y el Pacífico se registró la reversión más pronunciada en la cobertura de la vacuna DPT3, que se redujo nueve puntos porcentuales en tan solo dos años.

«La planificación y la lucha contra la COVID-19 también deben ir de la mano de la vacunación contra enfermedades mortales como el sarampión, la neumonía y la diarrea», señaló el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «No es una cuestión de elegir entre una u otra opción, ambas son posibles ».

Algunos países frenaron notablemente las caídas. Uganda mantuvo altos niveles de cobertura en los programas de vacunación sistemática, al tiempo que puso en marcha un programa de vacunación contra la COVID-19 específico para proteger a las poblaciones prioritarias, en particular los trabajadores de la salud. También el Pakistán volvió a los niveles de cobertura anteriores a la pandemia gracias a un compromiso gubernamental de alto nivel y a importantes esfuerzos vacunales para ponerse al día. Es admirable lograr esto en medio de una pandemia, cuando los sistemas de atención de salud y los trabajadores de la salud estaban sometidos a una gran presión.

Se requerirán esfuerzos monumentales para alcanzar niveles universales de cobertura y prevenir brotes. En los 12 últimos meses ya se han registrado brotes evitables de sarampión y poliomielitis debido a niveles de cobertura inadecuados, lo que pone de relieve la importancia vital de la vacunación para preservar la salud de los  niños, los adolescentes, los adultos y las sociedades en general.

La cobertura de la primera dosis contra el sarampión se redujo al 81 por ciento en 2021, también el nivel más bajo desde 2008. Ello ha significado que 24,7 millones de niños se quedaron sin su primera dosis contra el sarampión en 2021, 5,3 millones más que en 2019. Otros 14,7 millones no recibieron la segunda dosis que necesitaban. Del mismo modo, en comparación con 2019, 6,7 millones de niños más se quedaron sin la tercera dosis de la vacuna contra la poliomielitis y 3,5 millones se quedaron sin la primera dosis de la vacuna contra el VPH, que protege a las niñas contra el cáncer de cuello uterino en etapas posteriores de la vida. 

La drástica disminución en dos años se registra tras casi una década de estancamiento en los progresos, lo que subraya la necesidad no solo de abordar las interrupciones debidas a la pandemia, sino también los desafíos sistémicos en materia de vacunación para garantizar que todos los niños y adolescentes se vacunen.

La OMS y el UNICEF colaboran con Gavi, la Alianza para las Vacunas, y otros asociados en el cumplimiento de la Agenda de Inmunización 2030 (AI2030), una estrategia de ámbito mundial para que todos los países y los asociados mundiales pertinentes alcancen los objetivos establecidos en prevención de enfermedades mediante vacunación y en la administración de vacunas a todas las personas, en todas partes y a todas las edades.

«Es desgarrador ver que más niños se quedan sin la protección contra enfermedades prevenibles por segundo año consecutivo. La prioridad de la Alianza debe ser ayudar a los países a mantener, restaurar y fortalecer la vacunación sistemática junto con la ejecución de planes ambiciosos de vacunación contra la COVID-19, no solo mediante vacunas, sino también de apoyo estructural adaptado a los sistemas de salud que las administrarán», señaló el Dr. Seth Berkley, Director Ejecutivo de Gavi, la Alianza para las Vacunas.

Los asociados de la AI2030 hacen un llamamiento a los gobiernos y a los actores pertinentes para:

  • Intensificar los esfuerzos para ponerse al día con la vacunación a fin de hacer frente al retroceso en la vacunación sistemática, y ampliar los servicios periféricos en las zonas desatendidas para llegar a los niños que se han quedado sin la vacunación y poner en marcha campañas para prevenir brotes;
  • Poner en marcha estrategias basadas en la evidencia, centradas en las personas y adaptadas para generar confianza en las vacunas y la inmunización, contrarrestar la información errónea y aumentar la aceptación vacunal, particularmente entre las comunidades vulnerables;
  • Velar por que la preparación y respuesta actuales frente a pandemias y los esfuerzos de fortalecimiento de la arquitectura mundial de la salud promuevan la inversión en servicios de atención primaria de la salud, con apoyo explícito para fortalecer y mantener la vacunación esencial;
  • Garantizar el compromiso político de los gobiernos nacionales y aumentar la asignación de recursos internos para fortalecer y mantener la vacunación dentro de la atención primaria de la salud;
  • Dar prioridad a la información sobre salud y al fortalecimiento de los sistemas de vigilancia de la morbilidad para proporcionar los datos y el seguimiento necesarios para que los programas tengan un efecto máximo; y
  • Aprovechar y aumentar las inversiones en investigación para desarrollar nuevas vacunas y mejorar las existentes, así como servicios de vacunación que puedan satisfacer las necesidades comunitarias y cumplir los objetivos de la AI2030.

[1] De los países en los que más de 10 000 niños no recibieron ninguna dosis en 2021.

#####

Notas para los redactores: 

Acceso al conjunto de datos del UNICEF (los datos se actualizarán para reflejar la nueva versión de las estimaciones oficiales de la OMS y el UNICEF sobre la cobertura nacional de inmunización cuando se levante el embargo): Página de información generalConjuntos de datos completosVisualización de datosPerfiles de país (en inglés)

Acceso al conjunto de datos de la OMS (los datos se actualizarán para reflejar la nueva versión de las estimaciones oficiales de la OMS y el UNICEF una vez que se levante el embargo): Panel de información mundialBases de datos completospágina de información (en inglés) 

Descarga de contenido: Galería de fotos de la OMS y contenido para las redes sociales, página sobre  inmunización, nota descriptiva sobre la cobertura vacunal y Preguntas y respuestas sobre las estimaciones oficiales de la OMS y el UNICEF sobre la cobertura nacional de inmunizaciónmultimedia  y página sobre inmunización del UNICEF 

Consultar los Principios rectores para la recuperación, la construcción de resiliencia y el fortalecimiento de la inmunización en 2022 y posteriormente aquí  (en inglés) 

Sobre los datos

Las estimaciones oficiales de la OMS y el UNICEF sobre la cobertura nacional de inmunización, basadas en los datos notificados por los países, proporcionan el mayor conjunto de datos del mundo y el más completo sobre las tendencias en la inmunización para las vacunas contra 13 enfermedades administradas a través de los sistemas de salud ordinarios – habitualmente en dispensarios o centros comunitarios, servicios periféricos o en las visitas de los trabajadores de la salud. Para el año 2021, se proporcionaron datos de 177 países. 

Sobre la OMS

Dedicada al logro del bienestar de todas las personas y guiada por la ciencia, la Organización Mundial de la Salud lidera y apoya las medidas que se aplican en todo el mundo para dar a todas las personas, en todas partes, las mismas oportunidades de llevar una vida segura y sana. Somos el organismo de las Naciones Unidas especializado en la salud que conecta a las naciones, los asociados y las personas en primera línea en más de 150 lugares, con los objetivos de liderar la respuesta mundial a las emergencias de salud, prevenir enfermedades, abordar los problemas de salud desde su propio origen y ampliar el acceso a los medicamentos y la atención de salud. Nuestra misión es promover la salud, preservar la seguridad mundial y servir a las poblaciones vulnerables.

Si desea más información sobre la OMS y su labor, visite: https://www.who.int/es/home

Siga a la OMS en TwitterFacebookInstagramLinkedInTikTokPinterestSnapchat, y  YouTube

Sobre el UNICEF

El UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles del mundo para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En más de 190 países y territorios, trabajamos a favor de la infancia, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos. Si desea más información sobre el UNICEF y su labor, visite: https://www.unicef.org/es

 Siga al UNICEF en TwitterFacebookInstagram y YouTube

Sobre la Agenda de Inmunización 2030:

La Agenda de Inmunización 2030 (AI2030) es una ambiciosa estrategia mundial para salvar el mayor número posible de vidas a través de las vacunas, una de las intervenciones de salud pública más eficientes y costoeficaces de todos los tiempos. La AI2030 tiene como objetivo reducir a la mitad el número de niños que siguen sin recibir vacunas esenciales, lograr que se introduzcan 500 vacunas nuevas o infrautilizadas en países de ingresos bajos y medianos, y lograr una cobertura del 90 por ciento para las principales vacunas esenciales. Lograr estos objetivos evitaría más de 50 millones de muertes y ayudaría a construir sistemas de salud que puedan resistir los efectos  de las pandemias y ofrecer una respuesta rápida de vacunación. La estrategia obtuvo el respaldo de todos los países a través de la 73.ª Asamblea Mundial de la Salud y es un compromiso de los asociados de la  AI2030, entre los que se encuentran organismos de las Naciones Unidas, iniciativas de salud global (como Gavi, la Alianza para las Vacunas, la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, o la Iniciativa contra el Sarampión y la Rubéola), organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones confesionales e instituciones académicas. Si desea más información sobre los asociados de la AI2030, visite la página de los compromisos de los asociados.

Categorías:Sector Público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s