Sector Público

La OMS hace nuevas recomendaciones sobre tratamientos contra el ébola y pide que se mejore el acceso

/OMS/

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado sus primeras directrices sobre tratamientos contra la enfermedad por el virus del Ébola, en las que formula nuevas recomendaciones firmes sobre el uso de dos anticuerpos monoclonales. La OMS hace un llamamiento a la comunidad mundial para que aumente el acceso a estos medicamentos que salvan vidas.

El ébola es una enfermedad grave y muy a menudo letal causada por el virus del ébola. Los brotes de ébola y las respuestas anteriores han demostrado que el diagnóstico y el tratamiento tempranos con una atención de apoyo optimizada —con reposición de líquidos y electrolitos y tratamiento de los síntomas— mejoran significativamente la supervivencia. Ahora, tras una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos clínicos aleatorizados sobre los tratamientos para la enfermedad, la OMS ha recomendado firmemente dos tratamientos con anticuerpos monoclonales: mAb114 (Ansuvimab; Ebanga) y REGN-EB3 (Inmazeb).

Elaboradas según las normas y métodos de la OMS sobre la elaboración de directrices y publicadas simultáneamente en inglés y francés, las directrices servirán de apoyo a los proveedores de atención de salud que atienden a pacientes de ébola y a los responsables de la formulación de políticas relativas a la preparación y respuesta frente a los brotes. Los ensayos clínicos se llevaron a cabo durante los brotes de ébola, y el mayor de ellos se realizó en la República Democrática del Congo, lo que demuestra que se puede aplicar el máximo nivel de rigor científico incluso durante los brotes de ébola en contextos difíciles.

La nueva guía complementa las orientaciones sobre atención clínica que describen la atención de apoyo optimizada que deben recibir los pacientes de ébola, desde las pruebas pertinentes que deben administrarse hasta el manejo del dolor, la nutrición y las coinfecciones, y otros medios para optimizar la recuperación de los pacientes.  

«Esta guía terapéutica es una herramienta fundamental para luchar contra el ébola,» dijo el Dr. Richard Kojan, Copresidente del Grupo de Elaboración de Directrices integrado por expertos seleccionados por la OMS y Presidente de la Alianza para la Acción Médica Internacional (ALIMA). «Ayudará a mostrar a las comunidades, a los trabajadores de atención de la salud y a los pacientes que esta enfermedad potencialmente letal puede ser tratada con medicamentos eficaces. A partir de ahora, las personas infectadas por el virus del ébola tendrán más posibilidades de recuperarse si buscan atención lo antes posible. Al igual que con otras enfermedades infecciosas, la rapidez es clave, y las personas no deberían dudar en consultar a trabajadores de la salud lo antes posible para asegurarse de recibir la mejor atención posible.»

Los dos tratamientos recomendados han demostrado claros beneficios y, por tanto, pueden utilizarse en todos los pacientes a los que se haya diagnosticado la enfermedad por el virus del Ébola, incluidas las personas mayores, las mujeres embarazadas y lactantes, los niños y los recién nacidos de madres con diagnóstico confirmado de Ébola en los primeros siete días después del nacimiento. Los pacientes deben recibir los anticuerpos monoclonales neutralizantes recomendados lo antes posible tras la confirmación del diagnóstico mediante pruebas de laboratorio.

También contiene una recomendación sobre los tratamientos que no deben utilizarse para tratar a los pacientes, a saber, el ZMapp y el remdesivir.

Todas estas recomendaciones solo se aplican a la enfermedad por el virus del Ébola (EBOV; ebolavirus Zaire).

«Los avances en la atención de apoyo y las terapias en el último decenio han revolucionado el tratamiento del ébola. La enfermedad por el virus del ébola solía percibirse como una muerte casi segura. Sin embargo, eso ya no es así,» dijo el Dr. Robert Fowler, de la Universidad de Toronto (Canadá) y Copresidente del Grupo de Elaboración de Directrices. «Actualmente, la prestación de los mejores cuidados médicos de apoyo, combinada con el tratamiento con anticuerpos monoclonales (MAb114 o REGN-EB3), permite que la mayoría de los pacientes se recuperen.»

El acceso a estos dos tratamientos sigue siendo difícil, especialmente en las zonas con pocos recursos. Estos medicamentos deberían estar disponibles allí donde los pacientes más los necesitan: donde haya un brote activo de ébola o donde la amenaza de brotes sea alta o muy probable. La OMS está dispuesta a apoyar a los países, los fabricantes y los asociados para mejorar el acceso a estos tratamientos. En este sentido, con el fin de apoyar los esfuerzos nacionales y mundiales por aumentar la asequibilidad de los biofármacos y sus correspondientes productos bioterapéuticos similares, la OMS publicó una primera invitación a los fabricantes de tratamientos contra la enfermedad por el virus del Ébola para que pongan sus medicamentos a disposición de la Unidad de Precalificación de la OMS con miras a su evaluación, un paso crucial para mejorar el acceso a los medicamentos de las comunidades y los países afectados por el Ébola.

«Hemos observado avances formidables tanto en la calidad como en la seguridad de la atención clínica durante los brotes de ébola,» dijo la Dra. Janet Diaz, jefa de la unidad de atención clínica del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS. «Realizar adecuadamente los elementos básicos, incluidos el diagnóstico precoz y la prestación de una atención de apoyo optimizada, junto con la evaluación de nuevos tratamientos en el marco de ensayos clínicos, ha transformado lo que es posible hacer durante un brote de ébola. Esto es lo que ha posibilitado la formulación de nuevas normas de atención a los pacientes. Sin embargo, el acceso oportuno a estas intervenciones que salvan vidas tiene que ser una prioridad.»

Aunque la OMS pudo hacer recomendaciones firmes sobre el uso de dos tratamientos, es necesario seguir investigando y evaluando las intervenciones clínicas, ya que sigue habiendo muchas incertidumbres. Podrían introducirse nuevas mejoras en la atención de apoyo, así como en nuestra comprensión y caracterización de la enfermedad por el virus del Ébola y sus consecuencias a largo plazo, y garantizar la inclusión continua de las poblaciones vulnerables (mujeres embarazadas, recién nacidos, niños y personas mayores) en las futuras investigaciones.

Categorías:Sector Público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s