Universidad

Inician nuevas obras destinadas a actividades de investigación en Ciencias Exactas

/Difusión UNLP/


Para dar continuidad al Plan de Obras, la Universidad Nacional de La Plata inició una serie de trabajos destinados a tareas de investigación y enseñanza en dos edificios emplazados en el corazón del Polo Científico –Tecnológico del denominado Bosque Este, en boulevard 120 entre 60 y 64.

De acuerdo a datos aportados por la secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios de la UNLP, uno de los proyectos consistirá en el completamiento del tercer nivel del edificio donde construirá el área de Química del Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB). La otra obra planificada y en marcha es la construcción del edificio que albergará el Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos (IIFP). Ambas unidades de investigación pertenecen a la Facultad de Ciencias Exactas.

El vicepresidente Académico, Fernando Tauber, acompañado por el decano de Exactas, Mauricio Erben, y el secretario de Planeamiento de la UNLP, Diego Delucchi, recorrieron las obras. El itinerario también incluyó una visita al nuevo buffet de la Facultad que contará con un espacio más amplio y renovado.

Para el vicepresidente “estas nuevas construcciones nos permiten seguir avanzando con nuestra política de desarrollo en infraestructura orientada a la investigación, siempre atendiendo a la premisa de generar las mejores condiciones de trabajo para nuestra comunidad científica”.

“Somos la segunda institución productora de ciencia en nuestro país, más de seis mil hombres y mujeres realizan actividades de investigación y desarrollo en nuestros 150 centros, laboratorios e institutos; eso nos coloca ante el compromiso ineludible de garantizarles las mejores condiciones de infraestructura edilicia y el equipamiento tecnológico necesario para seguir produciendo ciencia de calidad al servicio del país”, remarcó Tauber.

En cuanto a la ampliación del edificio donde funciona el LIDeB, además de la construcción del Laboratorio de Química, se sumará también un área de equipos ruidosos, un droguero de apoyo y un bioterio experimental.

En la secretaría de Obras y Planeamiento detallaron que “la distribución planteada se basa en la lógica de la preexistencia; en función de ello, hacia la terraza de menor superficie se ubican los laboratorios y drogueros, mientras que en la de mayor desarrollo se emplaza el bioterio experimental”.

En términos de superficie los laboratorios de química y de equipos ruidosos ubicados en el ala izquierda de la planta ocuparán 86.85 m2. Hacia el sector derecho, el Bioterio ocupará 165m2 cubiertos y 62m2 semi cubiertos que podrán ser utilizados como otra opción de circulación cuando así lo requiera y lo demande del uso del Bioterio.

En total, el completamiento para la terraza será de 251.85m2 cubiertos y 62 m2 semi cubiertos.

En tanto, el edificio que albergará la segunda etapa de la obra de la Facultad de Ciencias Exactas tendrá aulas y laboratorios en planta baja, primero y segundo piso, mientras que en el tercer nivel habrá despachos para investigadores.

Todas las plantas mencionadas tendrán una batería de sanitarios accesibles y un office de apoyo y mantenimiento.

En Obras explicaron: “la distribución planteada se basa en la lógica de la seguridad y la racionalidad, disponiendo en la planta más elevada los servicios complejos y peligrosos que sirven a los laboratorios y de arriba hacia abajo a través de las plantas, una gradación de locales que van de los más sofisticados y menos concurridos a los más sencillos y más concurridos. De esta forma la propia organización programática adoptada resuelve niveles de seguridad, privacidad y accesibilidad diferenciados. Ello implica al mismo tiempo menores recorridos de servicios especiales y de ductos de ventilación y extracción”.

En términos de superficie contará con una planta baja, primera y segunda de 392m2 cada una, y un tercer nivel de 169 m2 cubiertos dejando el resto de superficie como terraza transitable. En el acceso principal un semi cubierto de 11m2 y un sector semi cubierto para ingenierías propias del edificio de 34m2.

En total tendrán 1.345m2 cubiertos y 45m2 semi cubiertos.

El buffet

Las obras de adecuación y ampliación integral del buffet de la Facultad de Ciencias Exactas, ubicado en el edificio del Departamento de Química consistieron en tareas de demolición para la ampliación, traslado de la cocina, del sector de atención hacia un lugar más propicio para su funcionamiento, sumando capacidad en el salón comedor.

También se incorporaron mesadas nuevas de acero inoxidable para aumentar la superficie de trabajo en la cocina, facilitando las condiciones de limpieza y mantenimiento. Además, se renovaron las carpinterías existentes para lograr un mejor ingreso de luz natural.

Por último, se construyó una rampa accesible y un sistema de detectores de humo y gases cubriendo de esta manera las necesidades de seguridad e higiene del buffet.

En términos de superficie el buffet sumó unos 54m2, la intervención completa de adecuación fue de 144m2 totales.

Crece el Polo Científico Tecnológico

El Polo Científico Tecnológico del Bosque se consolida como un centro de referencia que reúne la mayor concentración de unidades de investigación científica, tecnológica, de extensión y transferencia del país. El complejo está ubicado en el triángulo que dibujan la avenida 60 a 66; entre el boulevard 120 y la diagonal 113, donde funcionan las facultades –y dependencias-de Medicina, Veterinaria, Ciencias Agrarias, Periodismo y Ciencias Naturales.

Emplazado en la zona conocida como Bosque Este de la ciudad y con más de 22,5 hectáreas, el Polo Científico se caracteriza por una fuerte presencia de Laboratorios, Centros e Institutos de Investigación dependientes de la UNLP, algunos de ellos compartidos con el CONICET y la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia (CIC).

Entre los edificios existentes y los que se encuentran en construcción –algunos con recursos propios de la UNLP y otros con recursos del CONICET-, suman más de 40 Unidades de Investigación instaladas en el Polo, donde trabajan más de 2.000 investigadores.

El funcionamiento pleno e integrado de toda esta comunidad científica permite el desarrollo de proyectos de la más alta complejidad, el uso compartido de equipamientos tecnológicos sofisticados y de alto costo, la utilización de instalaciones comunes y múltiples beneficios puestos al servicio de la ciencia y la tecnología, pero sobre todo de las necesidades que demanda el crecimiento de la región y el país.

Categorías:Universidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s