Sector Público

Declaración del Director General de la OMS sobre Pakistán

/OMS/

Me inquieta sobremanera la posibilidad de que Pakistán viva una segunda catástrofe en forma de una oleada de enfermedades y muertes tras la primera catástrofe causada por el cambio climático, que ha afectado gravemente a sistemas de salud vitales y ha dejado a millones de personas en situación de vulnerabilidad. Las interrupciones en el abastecimiento de agua están obligando a la población a beber agua no potable, lo que puede dar lugar a la propagación del cólera y de enfermedades diarreicas. Los mosquitos se reproducen en el agua estancada y propagan enfermedades como el paludismo y el dengue. Muchos centros de salud han quedado inundados y el material que contienen se ha echado a perder. Debido a que ha tenido que abandonar sus hogares, parte de la población no puede acceder a los servicios de salud habituales. Como consecuencia de todo ello, habrá más partos con riesgos, más personas con diabetes o cardiopatías a los que no se podrá tratar y más niños sin vacunar, por poner solo unos ejemplos de los efectos sobre la salud de esta crisis.

Sin embargo, podemos reducir significativamente el impacto de esta crisis inminente si actuamos con rapidez para proteger los servicios de salud y ofrecemos asistencia sanitaria básica. Los profesionales paquistaníes de la salud trabajan al límite y hacen todo lo que pueden para prestar servicios críticos en medio de esta situación catastrófica. Cerca de 2000 establecimientos de salud han quedado dañados total o parcialmente. La OMS, junto con el Gobierno de Pakistán, las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales con las que colabora, está implantando establecimientos de salud y campamentos médicos temporales para ayudar a reabastecer de medicamentos a otros establecimientos de salud. Además, estamos potenciando la vigilancia de las enfermedades para detectar rápidamente los brotes y brindar a las personas los tratamientos que necesitan.

El Gobierno y sus asociados están proporcionando agua potable no contaminada y acceso a aseos para reducir el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por agua contaminada. La OMS ha entregado material para purificar el agua y sales de rehidratación oral a fin de tratar las enfermedades diarreicas. Por su parte, nuestros asociados están ayudando a proteger las viviendas y proporcionan mosquiteros para evitar que los mosquitos se acerquen a las camas y transmitan enfermedades.

La OMS utilizó de inmediato US$ 10 millones de su Fondo de para Contingencias relacionadas con Emergencias para suministrar medicamentos esenciales y otros materiales.

Quiero dar las gracias a los donantes por responder rápidamente a nuestra alerta de emergencia. Vamos a continuar evaluando la magnitud de la crisis y en breve haremos un nuevo llamamiento. Animo a los donantes a continuar respondiendo con generosidad para que nuestra colaboración permita salvar vidas y evitar más sufrimiento.

Categorías:Sector Público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s