Sector Público

La salud debe ser el eje y el centro de las negociaciones sobre el cambio climático de la COP27

/OMS/

En vísperas de las cruciales conversaciones sobre el clima en la COP27, la Organización Mundial de la Salud hace un sombrío recordatorio de que la crisis climática sigue provocando enfermedades y poniendo en peligro la vida de las personas y de que la salud debe estar en el núcleo de estas negociaciones trascendentales.

La OMS considera que la conferencia debe concluir con avances respecto de los cuatro objetivos clave de mitigación, adaptación, financiación y colaboración para hacer frente a la crisis climática. 

La COP27 será una oportunidad crucial para que el mundo se reúna y vuelva a comprometerse a mantener vivo el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París. 

Damos la bienvenida a los periodistas y a los participantes en la COP27 para que se unan a la OMS en una serie de eventos de alto nivel y pasen tiempo en un innovador espacio del Pabellón de la Salud. Nuestro objetivo principal será situar en el centro de los debates la amenaza para la salud que supone la crisis climática y los enormes beneficios para la salud que se derivarían de una acción climática más enérgica. El cambio climático ya está afectando a la salud de las personas y seguirá haciéndolo a un ritmo acelerado si no se toman medidas urgentes. 

«El cambio climático está haciendo que millones de personas enfermen o sean más vulnerables a las enfermedades en todo el mundo, y la creciente destructividad de los fenómenos meteorológicos extremos afecta de manera desproporcionada a las comunidades pobres y marginadas,» dice el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Es crucial que los líderes y los responsables de la toma de decisiones se reúnan en la COP27 para situar la salud en el centro de las negociaciones.»

Nuestra salud depende de la salud de los ecosistemas que nos rodean, y estos ecosistemas están ahora amenazados por la deforestación, la agricultura y otros cambios en el uso del suelo y el rápido desarrollo urbano. La invasión cada vez mayor de los hábitats animales está aumentando las oportunidades para que los virus perjudiciales para el ser humano hagan la transición desde su huésped animal. Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático provoque unas 250 000 muertes más al año por malnutrición, paludismo, diarrea y estrés térmico.

Los costos de los daños directos para la salud (es decir, excluidos los costos en sectores determinantes para la salud como la agricultura y el agua y el saneamiento) se estiman entre US$ 2000 millones y US$ 4000 millones al año para 2030.

El aumento de la temperatura a nivel mundial que ya se ha producido está provocando fenómenos meteorológicos extremos que traen consigo olas de calor y sequías intensas, inundaciones devastadoras y huracanes y tormentas tropicales cada vez más potentes. La combinación de estos factores significa que el impacto sobre la salud humana está aumentando y probablemente se acelerará.

Pero hay lugar para la esperanza, sobre todo si los gobiernos toman medidas ahora para cumplir los compromisos contraídos en Glasgow en noviembre de 2021 e ir más allá en la resolución de la crisis climática.

La OMS pide a los gobiernos que lideren una eliminación progresiva justa, equitativa y rápida de los combustibles fósiles y la transición a un futuro energético limpio. También se han producido avances alentadores con respecto a los compromisos de descarbonización, y la OMS pide la creación de un tratado de no proliferación de combustibles fósiles que permita la eliminación progresiva del carbón y otros combustibles fósiles perjudiciales para la atmósfera de forma justa y equitativa. Esto representaría una de las contribuciones más significativas a la mitigación del cambio climático.

La mejora de la salud humana es algo a lo que todos los ciudadanos pueden contribuir, ya sea mediante la promoción de más espacios verdes urbanos, que facilitan la mitigación del clima y la adaptación a él al tiempo que disminuyen la exposición a la contaminación del aire, o la promoción de restricciones del tránsito local y la mejora de los sistemas de transporte locales. El compromiso y la participación de la comunidad en materia de cambio climático son esenciales para crear resiliencia y reforzar los sistemas alimentarios y de salud, y esto es especialmente importante para las comunidades vulnerables y los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID), que son los que más sufren los fenómenos meteorológicos extremos.

Treinta y un millones de personas de la región del Cuerno de África sufren hambre aguda y 11 millones de niños padecen malnutrición aguda en un periodo en que la región se enfrenta a una de las peores sequías de las últimas décadas. El cambio climático ya está repercutiendo en la seguridad alimentaria y, si las tendencias actuales persisten, esto no hará más que empeorar. Las inundaciones en el Pakistán son resultado del cambio climático y han devastado vastas franjas del país. El impacto se dejará sentir durante años. Más de 33 millones de personas se han visto afectadas, y casi 1500 centros de salud han resultado dañados. 

Sin embargo, incluso las comunidades y regiones menos familiarizadas con el clima extremo deben aumentar su resiliencia, algo que hemos visto con las inundaciones y las olas de calor acaecidas recientemente en Europa central. La OMS anima a todas las personas a colaborar con sus dirigentes locales en estas cuestiones y a tomar medidas en sus comunidades.

La política climática debe situar ahora la salud en un lugar central y promover políticas de mitigación del cambio climático que aporten simultáneamente beneficios para la salud. Una política climática centrada en la salud ayudaría a conseguir un planeta con un aire más limpio, agua potable y alimentos más abundantes y seguros, sistemas de protección sanitaria y social más eficaces y justos y, en consecuencia, personas más sanas.

La inversión en energías limpias producirá beneficios para la salud que duplicarán con creces la inversión realizada. Existen intervenciones de eficacia probada capaces de reducir las emisiones de contaminantes climáticos de vida corta, por ejemplo, la aplicación de normas más estrictas para las emisiones de los vehículos, que según los cálculos puede salvar aproximadamente 2,4 millones de vidas al año gracias a la mejora de la calidad del aire y reducir el calentamiento mundial en unos 0,5 °C para 2050. El costo de las fuentes de energía renovables ha disminuido considerablemente en los últimos años, y la energía solar es ahora más barata que el carbón o el gas en la mayoría de las grandes economías. 

Nota para los redactores:

La OMS es el organismo responsable de 32 indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de los cuales 17 se ven afectados por el cambio climático o sus causas y 16 afectan específicamente a la salud de los niños. 

El Pabellón de la Salud de la COP27 reunirá a la comunidad sanitaria mundial y a sus asociados para garantizar que la salud y la equidad se sitúen en el centro de las negociaciones sobre el clima. Ofrecerá un programa de eventos de dos semanas de duración en el que se mostrarán pruebas, iniciativas y soluciones para maximizar los beneficios para la salud de la lucha contra el cambio climático en todas las regiones, sectores y comunidades. 

La pieza central del Pabellón de la Salud será una instalación artística en forma de pulmones humanos.  

Todos los eventos paralelos organizados en el Pabellón de la Salud de la OMS se transmitirán en directo en la siguiente página:

https://www.who.int/news-room/events/detail/2022/11/06/default-calendar/cop27-health-pavilion

Categorías:Sector Público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s